La deuda rionegrina llegará a $ 20.000 millones en el 2018

La provincia terminará el año con un pasivo cercano a los $ 17.000 millones. Las obligaciones por el plan Castello aumentarán ese monto en un 20%. Hoy se debatirá el Presupuesto en la Legislatura y los pasivos serán tema central.





La deuda rionegrina será un componente central de la discusión presupuestaria de hoy en la Legislatura. Otra materia del debate estará en la incidencia en el pasivo y las concreciones que promete el Plan Castello. La oposición se focalizará en aquel impacto mientras el oficialismo priorizará el programa de infraestructura, financiado con bonos en dólares.

Aún esa disyuntiva, el crecimiento de la deuda de Río Negro
–efectivamente– se duplicó entre el 2016 y 2017, con el endeudamiento de aquellos bonos para el Plan Castello. Excluida esa colocación, el aumento es igualmente importante, pues subió en unos 3.100 millones, es decir, un 37%. Responde –esencialmente– al fuerte déficit del año pasado, alentado por la baja de la coparticipación federal y la inercia provincial en el sostenimiento de sus erogaciones.

El miércoles, el equipo económico que lidera Agustin Domingo asistió al Plenario de Comisiones para defender su Presupuesto 2018, paquete tributario y Consenso Fiscal, que se debatirán hoy en la sesión. Ya los enfoques y consultas legislativas se apiñaron en los pasivos y en el Plan Castello.

El ministro Domingo admite la complejidad de la deuda provincial, pero dice que “es manejable” y pondera su “estado saludable”, destacando que los inversores internacionales invirtieron en Río Negro, puntualmente en el Plan Castello.

Así, Río Negro cierra el 2017 con un pasivo de casi 17.000 millones de pesos y, según las previsiones gubernamentales, superará los 20.400 millones al final del año próximo. Habrá crecido unos 3.500 millones –un 20%– y ambos ya computando las obligaciones por los bonos del Castello, incluyendo casi 270 millones de sus intereses en el 2018.

El esquema financiero de Economía contempla modificar la actual composición de la deuda, puntualmente reducir la existencia de Letras del Tesoro por las complicaciones de sus vencimientos de corto plazo (no superan el año). En ese ejercicio emitió 2.300 millones y sólo prevé 1.800 millones para el 2018, por lo cual, en contrapartida, Río Negro pretende conseguir un aporte nacional que llegue a tiempo, como un instrumento compensatorio.

El desafío gubernamental radica en la obtención de mayor plazo para sus pagos. Domingo reafirma que el año próximo se abonarán los intereses mientras confía que el capital pueda refinanciarse en mejores condiciones. Su evaluación de “manejable” se sustenta en la relación del monto anual de la deuda frente a los ingresos corrientes de Río Negro. Esas obligaciones estarán en casi el 59% frente a las disponibilidades en el 2018, a pesar que llegaron al 62% en este ejercicio y era del 40% en el 2016. El oficialismo contrapone el presente con su inicio en el 2011, recordando que los pasivos del 2010 superaban a la totalidad de los ingresos corrientes de la provincia.

Economía también desplegó gráficos para discriminar las obligaciones por tipo de acreedor y por moneda. Así, consigna que los mayores porcentajes, corresponden al bono del “Plan Castello y otros” (32,6%) y al Estado Nacional (30%), seguido por “letras/bono local” (24,2%) y organismos internacionales (12,7%). En cambio, los pasivos en pesos llegan al 53,5% mientras los otros 46,5% son en dólares.

El oficialismo contrapone el presente con su inicio en el 2011, recordando que los pasivos del 2010 superaban a la totalidad de los ingresos corrientes de la provincia.

La deuda rionegrina llegará a $ 20.000 millones en el 2018

La provincia terminará este año con un pasivo cercano a los $ 17.000 millones. Las obligaciones por el Plan Castello aumentarán el monto en un 20%.

Los pasivos serán tema central en el debate del Presupuesto que tendrá hoy la Legislatura. Desde Economía aseguran que el escenario es “manejable”.

Viedma

ADRIÁN PECOLLO

adrianpecollo@rionegro.com.ar

La deuda rionegrina será un componente central de la discusión presupuestaria de hoy en la Legislatura. Otra materia del debate estará en la incidencia en el pasivo y las concreciones que promete el Plan Castello. La oposición se focalizará en aquel impacto mientras el oficialismo priorizará el programa de infraestructura, financiado con bonos en dólares.

Aún esa disyuntiva, el crecimiento de la deuda de Río Negro -efectivamente- se duplicó entre el 2016 y 2017, con el endeudamiento de aquellos bonos para el Plan Castello. Excluida esa colocación, el aumento es igualmente importante, pues subió en unos 3.100 millones, es decir, un 37%. Responde -esencialmente- al fuerte déficit del año pasado, alentado por la baja de la coparticipación federal y la inercia provincial en el sostenimiento de sus erogaciones.

El miércoles, el equipo económico que lidera Agustin Domingo asistió al Plenario de Comisiones para defender su Presupuesto 2018, paquete tributario y Consenso Fiscal, que se debatirán hoy en la sesión. Ya los enfoques y consultas legislativas se apiñaron en los pasivos y en el Plan Castello.

El ministro Domingo admite la complejidad de la deuda provincial, pero dice que “es manejable” y pondera su “estado saludable”, destacando que los inversores internacionales invirtieron en Río Negro, puntualmente en el Plan Castello.

Así, Río Negro cierra el 2017 con un pasivo de casi 17.000 millones de pesos y, según las previsiones gubernamentales, superará los 20.400 millones al final del año próximo. Habrá crecido unos 3.500 millones -un 20%- y ambos ya computando las obligaciones por los bonos del Castello, incluyendo casi 270 millones de sus intereses en el 2018.

El esquema financiero de Economía contempla modificar la actual composición de la deuda, puntualmente reducir la existencia de Letras del Tesoro por las complicaciones de sus vencimientos de corto plazo (no superan el año). En ese ejercicio emitió 2.300 millones y sólo prevé 1.800 millones para el 2018, por lo cual, en contrapartida, Río Negro pretende conseguir un aporte nacional que llegue a tiempo, como un instrumento compensatorio.

El desafío gubernamental radica en la obtención de mayor plazo para sus pagos. Domingo reafirma que el año próximo se abonarán los intereses mientras confía que el capital pueda refinanciarse en mejores condiciones. Su evaluación de “manejable” se sustenta en la relación del monto anual de la deuda frente a los ingresos corrientes de Río Negro. Esas obligaciones estarán en casi el 59% frente a las disponibilidades en el 2018, a pesar que llegaron al 62% en este ejercicio y era del 40% en el 2016. El oficialismo contrapone el presente con su inicio en el 2011, recordando que los pasivos del 2010 superaban a la totalidad de los ingresos corrientes de la provincia.

Economía también desplegó gráficos para discriminar las obligaciones por tipo de acreedor y por moneda. Así, consigna que los mayores porcentajes, corresponden al bono del “Plan Castello y otros” (32,6%) y al Estado Nacional (30%), seguido por “Letras/bono local” (24,2%) y organismos internacionales (12,7%). En cambio, los pasivos en pesos llegan al 53,5% mientras los otros 46,5% son en dólares.

RECUADRO

El diagnóstico del ministro Domingo

El ministro de Economía, Agustin Domingo entiende que la deuda es “manejable” y que la complicación radica en los “vencimientos de corto plazo”.

En igual sentido, el ex titular de esa cartera y hoy presidente de la bancada, Alejandro Palmieri consideró “importante” ese pasivo, pero advirtió que no cumplirá el funcionamiento del Estado, planteando que se deberá buscar una salida “inteligente” para “prorratear” las cancelaciones. Insistió que esas obligaciones son muy inferiores al impacto de la deuda provincial “cuando asumimos en el 2010, que superaba al 100% de los ingresos”.

En Comisiones, Domingo valoró que el presupuesto “está influenciado por el plan Castello, con un crecimiento notable en las obras de infraestructura”. Otro elemento -agregó- “muy importante tiene que ver con el consenso fiscal, que se firmó con Nación, que “incluye modificaciones en los impuestos provinciales y nacionales. Además, el presupuesto parte de la nueva ley de responsabilidad fiscal y la obligación que tiene Río Negro para llegar paulatinamente al equilibrio. En el 2018, como este año, se plantea una reducción significativa de ese déficit”.

En Economía destacan que el presupuesto parte de la nueva ley de responsabilidad fiscal y de la obligación que tiene Río Negro para llegar al equilibrio.

Domingo dice que el escenario es “manejable”

El ministro de Economía, Agustin Domingo entiende que la deuda es “manejable” y que la complicación radica en los “vencimientos de corto plazo”.

En igual sentido, el ex titular de esa cartera y hoy presidente de la bancada, Alejandro Palmieri consideró “importante” ese pasivo, pero advirtió que no cumplirá el funcionamiento del Estado, planteando que se deberá buscar una salida “inteligente” para “prorratear” las cancelaciones. Insistió en que esas obligaciones “son muy inferiores al impacto de la deuda cuando asumimos en el 2011, que superaba al 100% de los ingresos”.

En Comisiones, Domingo dijo que el presupuesto “está influenciado por el plan Castello, con un crecimiento notable en las obras”. Otro elemento –agregó– “importante tiene que ver con el consenso fiscal firmado con Nación, que “incluye modificaciones en impuestos provinciales y nacionales”.

se incrementó el pasivo del Estado provincial sin tener en cuenta los compromisos originados por el plan Castello.

37%

es el monto total del Presupuesto 2018 de la Provincia, según el proyecto enviado por el Ejecutivo al parlamento.

$ 57.392.087.926

Datos

El oficialismo contrapone el presente con su inicio en el 2011, recordando que los pasivos del 2010 superaban a la totalidad de los ingresos corrientes de la provincia.
En Economía destacan que el presupuesto parte de la nueva ley de responsabilidad fiscal y de la obligación que tiene Río Negro para llegar al equilibrio.

Temas

Viedma

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
La deuda rionegrina llegará a $ 20.000 millones en el 2018