La directora del Ciudad saltó el «corralito»

El presidente del Banco Ciudad de Buenos Aires, Roberto Feletti, confirmó que Mónica Almada, una de las directoras de la entidad financiera, canceló en forma anticipada un plazo fijo cercano a los 315.000 dólares, horas antes de que se instaurara el "corralito" bancario, violando de esa manera las normas del Central. Será destituida.

Las máximas autoridades del Banco Ciudad de Buenos Aires confirmaron ayer que Mónica Almada, una de sus directoras, violó las normas vigentes al cancelar un plazo fijo cercano a los 315 mil dólares, dos días después de haberlo iniciado y horas antes de instaurarse el corralito financiero, por lo que podría ser destituida del cargo si así lo resuelve la Comisión de Etica de la Legislatura porteña.

Mientras tanto, la abogada -que tuvo que devolver el dinero el viernes pasado- argumentó que retiró el plazo fijo para comprar un departamento, operación que finalmente no realizó, pero subrayó que se trató de un error, del que dijo estar «profundamente avergonzada».

Almada fue designada directora en 1998, bajo la influencia del entonces jefe de Gobierno porteño Fernando de la Rúa, y a causa del hecho el actual titular del Ejecutivo Aníbal Ibarra pidió su renuncia, pese a que ella lo negó.

El presidente de la entidad, Roberto Feletti, aseguró que «no le queda otro camino que la renuncia» ,al considerar que es «inaceptable» el argumento de que desconocía las normas.

«Siendo directora de un banco uno no puede desconocerlas normas y no nos podemos engañar tampoco, ya que al precancelar un plazo fijo a 30 días justo en esa semana, sabe las responsabilidades que le caben», señaló.

Feletti dijo que la directiva «pertenece al riñón» de De la Rúa y «se reconoce cercana» al economista Ricardo López Murphy, quien inclusive la tentó para sumarse a su equipo al asumir en su fugaz paso por la cartera de Hacienda.

Almada sacó un plazo fijo de 314.600 dólares el 30 de noviembre último, a dos días de haber sido iniciado, cuando el vencimiento era el 28 de diciembre. El co-titular del plazo fijo era el gerente de compras de la entidad, Oscar Cortés, a quien se separará de su cargo hasta que se definan las responsabilidades.

El presidente del banco precisó que en principio la auditoría había sido pedida por el BCRA en la segunda semana de febrero, para determinar los movimientos desde que se impuso el corralito, el 3 de diciembre pasado, hasta los últimos días. Sin embargo, como «tenía temor de encontrarme con una operación de éstas», Feletti ordenó revisar lo que había pasado en la semana anterior.

«Los resultados estuvieron el miércoles 13 a la noche, el jueves 14 convoco al directorio para explicar la situación, se le comenta y se le pide formalmente que lo razonable es reintegrar el importe y presentar la renuncia», relató.

La mujer, a su vez vicepresidente de la Fundación Banco Ciudad, se negó a dimitir y dijo entonces: «bueno, esto fue un error, no es para tanto, ya está», según reveló el directivo, o sea, que «no tuvo una actitud de arrepentimiento y minimizó el hecho completamente».

Almada había sido secretaria de Educación durante la gestión de De la Rúa en el Gobierno de la Ciudad y, bajo la influencia del ex Presidente, fue designada en el directorio del banco, en 1998. La mujer, a todo esto, afirmó que se siente «profundamente avergonzada». (DyN, Télam)

Avergonzada, pero no tanto…

Mónica Almada, una de las directoras del Banco Ciudad, violó las normas vigentes al cancelar un plazo fijo cercano a los 315 mil dólares, dos días después de haberlo iniciado y horas antes de instaurase el corralito financiero, dijo estar profundamente arrepentida de su conducta, por lo que podría ser destituida del cargo si así lo resuelve la Comisión de Etica de la Legislatura porteña.

Almada fue designada directora en 1998, bajo la influencia del entonces jefe de Gobierno porteño Fernando de la Rúa, y a causa del hecho el actual titular del Ejecutivo Aníbal Ibarra pidió su renuncia.

La mujer, a su vez vicepresidente de la Fundación Banco Ciudad, se negó a dimitir en febrero, cuando descubrieron que había saltado el corralito. Entonces habría dicho: «bueno, esto fue un error, no es para tanto, ya está», según reveló el directivo, o sea que «no tuvo una actitud de arrepentimiento y minimizó el hecho completamente». (DyN)

Recomiendan auditorías

El presidente de Banco Ciudad recomendó ayer que todos los bancos realicen auditorías de la semana anterior al corralito y subrayó «que acá no hubo protección corporativa. Yo creo que no le queda otro camino que la renuncia, porque acá hubo una transgresión ética de movida, después se verá si hubo alguna otra responsabilidad legal», indicó. «Si no lo hace, el lunes vamos a estar remitiendo los antecedentes a la Comisión de Etica» de la Legislatura, afirmó Faletti.

Agregó que «de su trayectoria no tengo ninguna duda de su desempeño, nada que cuestionar. Es más, creo que este es un hecho más sumergido por la desesperación y cierto acostumbramiento a creer que los que trabajan como funcionarios del Estado tienen privilegios sobre el conjunto, que realmente un hecho doloso», opinó.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora