La Europa ampliada elige su primer Parlamento

Unos 350 millones de ciudadanos de 25 países elegirán parlamentarios de la UE. El escepticismo y las críticas a organismos burocráticos generan apatía en los votantes.

BRUSELAS (DPA) – Casi 350 millones de europeos están convocados a acudir a las urnas entre mañana y el 13 de junio para elegir el nuevo Parlamento Europeo, de 732 escaños, que representará a la Unión Europea (UE) ampliada el pasado 1 de mayo a 25 miembros.

Después de las elecciones en la India, las europeas serán las más grandes del mundo en términos de población, por delante de las de Estados Unidos y Rusia, pero la participación, según vaticinan todas las encuestas, será una de las más bajas del mundo y, en el mejor de los casos, alcanzará apenas una cifra superior al 50% del electorado.

El «euroescepticismo» siempre ha sido el ánimo imperante entre gran parte de la población de la vieja Unión Europea de 15 miembros, que no se siente identificada suficientemente con los complicados procesos de decisión, muchas veces poco transparentes, en los órganos de poder ejecutivo y legislativo de la UE, en Bruselas y Estrasburgo.

La desconfianza popular hacia los centros de poder de la Unión, alimentada por su imagen «burocrática» y reforzada por una serie de escándalos de corrupción que en los últimos años han salpicado a las instituciones comunitarias, hace presagiar que muchos electores se mantendrán alejados de las urnas en los comicios de junio. Además, según confirman los sondeos, sólo una minoría de los habitantes de los viejos Quince abraza realmente el ideal europeo y muchos rechazan la creciente influencia de los órganos de poder comunitarios en aspectos detallados de su vida cotidiana, por ejemplo en materia de salud, medio ambiente y los derechos de los consumidores.

El «euroescepticismo» tiene como campeones a los británicos, orgullosos de ciertas características de su forma de convivencia nacional que los hacen sentir, si no mejores, al menos diferentes del resto de Europa.

En las anteriores elecciones al Parlamento Europeo, en 1999, sólo el 24 % de los británicos empadronados fue a votar. En países pequeños como Holanda o Dinamarca, crece la sensación de que no son tomados en cuenta suficientemente en una Europa dominada por alianzas entre los «grandes» como el eje franco-alemán o entre Gran Bretaña e Italia.

Con el reciente ingreso de diez nuevos miembros en la UE, la mayoría de ellos pertenecientes al antiguo bloque soviético de Europa del Este, la desigual relación entre «euroescépticos» y «euroentusiastas» en las poblaciones no parece haber variado fundamentalmente. Así, el escaso interés que han despertado las campañas, bastante monótonas, en casi todos los nuevos países miembros de cara a las próximas elecciones comunitarias contrasta con el ambiente de fiesta en el que se celebró su entrada en la Unión, el pasado 1 de mayo.

Por primera vez, los habitantes de Polonia, República Checa, Hungría, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, Letonia, Lituania, Malta y la parte griega de Chipre podrán participar en una elección europea, pero tras la euforia del 1 de mayo cierto cansancio parece haberlos ganado.

Según los pronósticos, las grandes fracciones en el Parlamento Europeo, los democristianos y conservadores, en primer lugar, seguidos por los socialdemócratas y liberales, consolidarán sus posiciones en el nuevo Parlamento ampliado, en detrimento de los grupos más pequeños, entre ellos los «Verdes».

Un 'test' para los gobiernos

BRUSELAS (AFP) – Las elecciones al Parlamento Europeo son en realidad un test de la gestión de muchos gobiernos de varios países como el de España, Italia y Francia.

El Partido Socialista español, en el gobierno tras ganar las elecciones el pasado 14 de marzo, espera revalidar su victoria frente al conservador Partido Popular (PP) del ex presidente del gobierno José María Aznar. El PP pretende recuperar la mayoría que perdió influido entre otras cosas por el polémico apoyo a Estados Unidos en la guerra de Irak y por los atentados del 11 de marzo en Madrid.

En Italia las elecciones europeas son un adelanto de las legislativas de 2006, y el primer ministro, Silvio Berlusconi, se enfrenta a una oposición de centro-izquierda liderada por Romano Prodi, actual presidente de la Comisión Europea y futuro rival.

Para el presidente francés, Jacques Chirac, las elecciones suponen un difícil examen, ya que tiene como precedente el triunfo socialista en las elecciones regionales de marzo.

En el Reino Unido se celebran al mismo tiempo elecciones locales parciales . Será también una prueba para el primer ministro, Tony Blair, y su candidatura a las elecciones legislativas, dentro de un año.

Luxemburgo y Bélgica también celebran al mismo tiempo elecciones legislativas y regionales.

Infograma Votan en Europa  

Infograma Votan en Europa  


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios