La higiene básica es fundamental para prevenir el síndrome urémico

La enfermedad puede contraerse a través de alimentos mal cocidos

Muchas veces la carne mal cocida provoca los mayores trastornos.

El caso del niño de dos años que murió en Córdoba por Síndrome Urémico Hemolítico reavivó la alarma por esta enfermedad típica de la primavera y del verano. Es la primera causa de insuficiencia renal aguda en los menores de 5 años y la tercera causa de trasplante renal en chicos. Prevenirla es posible, si se respetan hábitos básicos de higiene. Los alimentos fuera de la cadena de frío también pueden transmitir el síndrome urémico hemolítico. “Su nombre describe bien de qué se trata: síndrome: porque tiene múltiples causas y afecta a varios órganos, entre otros, al sistema nervioso central, al corazón, a la sangre, al riñón y al páncreas. Urémico: porque sube la urea, debido al daño que causa en el riñón. Produce una pérdida súbita de la capacidad del aparato urinario para eliminar los residuos tóxicos. Hemolítico: porque se rompen los glóbulos rojos y bajan las plaquetas”, comenta la Dra. Andrea Exeni, jefa del servicio de Nefrología Infantil del Hospital Universitario Austral. La enfermedad se contrae a través de una bacteria que ingresa al organismo por ingestión de alimentos, aguas contaminadas o de persona a persona. Cuando el niño lo padece comienza con diarrea (muchas veces, con sangre) empieza a las 72 horas, o, incluso, en los 7 días posteriores en algunos casos, y dura entre 3 ó 4 días. Luego, puede disminuir la cantidad de orina del niño y algunos empalidecen porque se destruyen glóbulos rojos. También es frecuente que los niños estén decaídos o irritables. “Como no existe una cura, el tratamiento es de sostén. Consiste, en general, en transfusiones de sangre y diálisis. Si la evolución es buena, en general dentro de los 15 días los pacientes comienzan, lentamente, a recuperarse,” comenta la especialista. Entre los alimentos considerados de riesgo están la carne picada mal cocida, alimentos cocidos que tomaron contacto con carne cruda, productos lácteos que pierden la cadena de frío, agua no potable. Una de las precauciones fundamentales para evitarlo sería respetar la cadena de frío de las carnes y los lácteos. También una vez que se cocinó el alimento consumirlo pronto. Entre otras recomendaciones también hay que recordar siempre lavarse las manos antes y después de procesar los alimentos, no utilizar los mismos cubiertos con la carne cruda y cocida, lavar frutas y verduras con agua potable y, de no ser posible, agregar 2 gotas de lavandina por litro de agua, esperar 30 minutos y lavar. (Fuente: Hospital Austral)


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios