La ira musulmana crece tras los dichos del Papa

Reclaman una disculpa explícita del sumo pontífice por sus dichos sobre el islam. Atentaron contra algunas iglesias en territorios palestinos.

#

En Cisjordania arrojaron bombas molotov contra iglesias católicas.

Desde Bangladesh a Marruecos, una ola de indignación recorrió ayer el mundo musulmán como un reguero de pólvora para protestar contra los comentarios del papa Benedicto XVI sobre el Islam y la violencia, formulados la semana pasada en Ratisbona durante su visita a Alemania.

Las manifestaciones de indignación continuaron incluso luego después que el Papa expresó que "lamenta profundamente que algunos pasajes de su discurso hayan parecido ofensivos para la sensibilidad de los creyentes musulmanes".

"No es una excusa", reaccionó un dirigente de los Hermanos Musulmanes egipcios, Abdel Monim Abul Futuh, luego de la intervención en Roma del Secretario de Estado del Vaticano, Tarcisio Bertone, quien leyó la declaración del Sumo Pontífice.

"El Papa cometió un error, debe reconocer su error y disculparse", declaró Abul Futuh. Más moderado, el secretario general del Frente de la Acción Islámica (FAI), surgido de los Hermanos Musulmanes en Jordania, Zaki ben Rcheid, dijo que las declaraciones del Papa de ayer "no van en la buena dirección" y "son insuficientes".

El martes en Alemania, Benedicto XVI hizo comentarios sobre el Islam y la Yihad al hablar de la relación entre religión y violencia, que fueron condenados en el mundo musulmán.

Marruecos decidió ayer llamar a consultas a su embajador ante el Vaticano. El rey Mohammed VI, quien detiene el título de "comendador de creyentes", dirigió además un mensaje de protesta al Papa.

Por su lado, el jeque de al Azhar, la mayor autoridad del Islam sunnita en el mundo, comunicó su indignación. Los comentarios del Papa "traducen una ignorancia clara del Islam y de su profeta", y es seguro no ayudarán "a reforzar el diálogo entre las religiones y las civilizaciones", declaró Mohammed Sayyed Tantaui. Irán pidió por su lado al Sumo Pontífice "corregir" sus comentarios, y los calificó de "gran error".

En los territorios palestinos, las palabras del Santo Padre provocaron varios ataques contra iglesias cristianas sin provocar víctimas. Un grupo de hombres armados abrió fuego ayer contra el templo ortodoxo griego más antiguo de Gaza, mientras que el

viernes, el muro exterior del mismo edificio había sido atacado con una granada y tres artefactos explosivos artesanales.

En Naplusa, norte de Cisjordania, cocteles molotov fueron lanzados ayer contra otras dos iglesias, una Anglicana y otra Ortodoxa. Más tarde varios hombres armados irrumpieron en una capilla católica del barrio de Rafidiya, luego de haber incendiado la puerta de entrada.

En Irak, una bomba explotó frente a una iglesia católica en Bassora, en el sur de Bagdad, dañando ligeramente la puerta.

Un grupo armado iraquí, Jaich al-mujahidin, amenazó por su lado en un comunicado publicado en Internet atacar a Roma y al Vaticano.

En Arabia Saudita, el jeque Abdel Aziz al-Cheikh, juzgó que los comentarios del Papa eran una "mentira" en el diario Al-Riyad. En una carta dirigida al Vaticano, el ministro saudita de Relaciones Exteriores, el príncipe Saud al-Fayzal, pidió al Papa una "clarificación urgente". El gobierno kuwaití hizo una petición en este sentido y convocó al Encargado de Negocios del Vaticano.

Los cristianos en Medio Oriente, temiendo una confrontación entre el Vaticano y el mundo musulmán, se deslindaron de los comentarios de Benedicto XVI. La iglesia copta egipcia, cuyos miembros (entre 4 y 7 millones) constituyen la más importante comunidad cristiana en un país musulmán, rechazó todo "ataque contra los símbolos del Islam".


Comentarios


La ira musulmana crece tras los dichos del Papa