La «mejicaneada» es lo peor que le puede pasar a un «dealer»

Si bien el temor de los distribuidores o «dealers» a los allanamientos policiales es lógicamente grande, lo es mucho más el hecho de que puedan sufrir lo que en la jerga se denomina «mejicaneada». Es cuando un grupo de «clientes» llegan al domicilio del «dealer» a comprar droga, pero en un determinado momento sacan armas de fuego y se llevan toda la marihuana que hay en el lugar.

«La mejicaneada» trae como consecuencia la pérdida total de la droga, el dinero «invertido» y, en muchos casos, la imposibilidad de continuar con la cadena de venta de futuros embarques, ya que no tienen los fondos necesarios para realizar la próxima compra al distribuidor.

Pero realizar una «mejicaneada» es algo muy arriesgado, no sólo por la posibilidad de que el «dealer» también esté armado, sino que además inmediatamente se corre la noticia entre los vendedores de droga, y quienes se quedan con la marihuana ajena quedan «marcados» por el resto.

Y el hecho de estar «marcados» incluye que sus vidas están en peligro en caso de ser localizados por los allegados al «dealer» asaltado.

Es por eso que el consumidor que va a comprar nunca sabe la cantidad de droga que tiene el «dealer».

Estos nunca hablan de fecha de llegada de más estupefacientes. La mayoría de las veces se manejan con términos muy poco precisos: «Debe llegar dentro de pocos días» o «tal vez el fin de semana», cuando en realidad la tienen hace unos días.

Para quienes no conocen a un «dealer» y quieren comprar marihuana es poco menos que imposible lograr que les vendan.

Si no hay un contacto de por medio, el vendedor minorista negará su actividad ilícita y seguramente se mostrará sorprendido por la versión.

«La posibilidad de que el desconocido sea un policía de civil siempre es un riesgo que no están dispuestos a correr», dijo un efectivo. (H. A.)


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios