La mira en la readaptación de los condenados

Trabajadores sociales del Servicio Penitenciario Federal realizan un congreso.Debaten sobre las realidades de las distintas unidades penales de la Patagonia.



ROCA (AR).- La readaptación social de los internos, su reingreso en el círculo familiar del que en algunos casos quedaron apartados desde hace años y el restablecimiento de las relaciones sociales en medio del proceso de salidas transitorias o del trabajo extramuros, son algunos de los temas que analizan en un congreso en esta ciudad. Desde ayer y hasta mañana cerca de veinte trabajadores sociales del Servicio Penitenciario Federal realizan el “Quinto Encuentro Regional Patagónico de los Servicios Sociales Penitenciarios”.

Provenientes de las unidades de detención de Santa Rosa, Rawson, Neuquén, Viedma, Esquel, Río Gallegos, General Pico y de la roquense Unidad 5, los profesionales del servicio social debatieron sobre las “fortalezas y debilidades del hacer profesional cotidiano” y sobre la realidad de cada cada una de las colonias penales de la zona sur del país.

“Afortunadamente el Servicio Penitenciario Federal no sufre los problemas de superpoblación o de malas condiciones edilicias en la forma en que se habla del resto de las cárceles provinciales”, afirmó Carlos Luzuk, Director General del Régimen Correccional.

“Por suerte en todo nuestro sistema funciona muy bien el equipo interdisciplinario dedicado a la resocialización de los internos, donde trabajan profesionales de la educación, psicólogos, psiquiatras, sociólogos y criminólogos. Todos ellos elaboran informes con la historia cronológica de detención de los inter- nos”, informó el funcionario llegado desde Buenos Aires para participar del encuentro que se realiza en la Colonia Penal.

En la Unidad Penal 5 cumplen su condena 216 internos que, según asegura Hugo Fernández, su director, lo hacen “con todos las condiciones que estipula la ley”.

Desde hace algunos años, 12 hombres pasan la mayor parte del día del otro lado de las rejas. El beneficio lo obtuvieron luego de cumplir con pautas de buena conducta, recibir autorización judicial y a poco tiempo del cumplimiento efectivo de su condena.

“Salen al exterior con dos grandes motivos: por un lado para recuperar vínculos familiares o con amigos que los acostumbren de a poco a relacionarse de nuevo con todo ese círculo de relaciones con el que se van a encontrar una vez que estén afuera y para empezar a tener sus primeras experiencias laborales luego de pasar largos años encerrados”, informó Fernández.

El funcionario también se encargó de trazar un perfil de quienes allí están detenidos. “Son personas que han hecho en otras unidades de detención una base de conducta que las deposita en este lugar ya con un pro-pio interés de querer resocializarse o de personas que vienen condenadas por la justicia rionegrina con un perfil adecuado para cumplir la pena en esta unidad que no es de máxima seguridad”, señaló Fernández.

Diferencias con la alcaidía

ROCA (AR).- A pocos metros de la Unidad 5, del Servicio Penitenciario Federal, funciona la alcaidía de Roca, a cargo del Estado provincial.

Por estos días, el inmueble ubicado sobre la calle Maipú amontona internos en forma tal que roza lo inhumano. Los motines y fugas de internos de esa unidad se suceden con una constancia que asusta y aún no hay miras de solución para un problema edilicio que se arrastra desde hace años.

Sobre ese contraste habló Hugo Fernández, director de la U-5, quien aseguró que una de las mayores diferencias se da en el hecho de que mientras la Colonia Penal aloja internos condenados, la alcaidía también recibe a procesados “que tienen otra expectativa de cumplimiento de las penas y eso suele ser lo que genera los conflictos”.

Según el funcionario penitenciario a diferencia del procesado, “el condenado ya tiene una expectativa cierta de cuánto va a tener que cumplir y si en realidad va a tener que cumplir condena, lo que le permite ir obteniendo beneficios de acuerdo a su comportamiento”.


Comentarios


La mira en la readaptación de los condenados