La plaza del 25 provocó una fiebre de números

El gobierno informó de una asistencia a los festejos superior a los de la Policía Federal.

BUENOS AIRES (ABA)- La febril carrera por arrojar cifras sobre la asistencia a los festejos del martes en Plaza de Mayo, convocó a la reflexión de observadores especializados acerca del significado que tiene para el gobierno nacional mostrar un alto grado de adhesión de la opinión pública a los eventos masivos que organiza.

Mientras el secretario de Medios, Enrique Albistur, difundió que la presencia fue de unas 200.000 personas; para «Clarín» se trató de setenta mil individuos, según «La Nación» 120 mil, en tanto de acuerdo a la Policía Federal se repitió este último número (aunque el primero de los matutinos mencionados, sostuvo que la institución policial divulgó la cantidad de 50 mil personas).

Tras una recorrida realizada por «Río Negro» el martes pasado en el tramo que va desde la Casa Rosada hasta el Cabildo, se escuchó a los organizadores asegurar que (por tratarse de un festival artístico en el que gran parte del público mutaba constantemente) habían pasado por la plaza durante todo el día alrededor de 250 mil personas.

¿Por qué tanta diferencia en las mediciones?, ¿Por qué tanta importancia por difundir la cantidad de gente que tomó parte de un evento artístico-musical coincidente con el primer aniversario de la gestión de Néstor Kirchner?.

Causas y confusiones

«Un presidente sin partido tiene que apoyarse constantemente en la opinión pública, necesita demostrar que ésta lo apoya independientemente de lo que haga el propio justicialismo», fue la lectura del analista Jorge Giacobbe al ser consultado por este medio.

Distinto es el enfoque del especialista Santiago Lacase (de IPSO-Mora y Araujo) para quien se trata de dar señales hacia el peronismo donde «pesa» quién moviliza más personas.

En ese contexto -continuó Lacase-, reunir mucha gente es más una «demostración de fuerza» que una estrategia, dado que -a diferencia del pasado- impacta mucho más la presencia mediática que la cantidad de asistentes a un acto.

Para Giacobbe queda la duda acerca de qué hubiera ocurrido si el gobierno se animaba a presentarlo como un evento de apoyo al presidente, en lugar de subirse al prestigio de artistas consagrados.

Sin embargo, precisamente en ese punto radicó para Lacase la habilidad de los ejecutores del acto, en «no politizar» la manifestación.

Al interrogante acerca de las discrepancia por el grado de convocatoria, Giacobbe se limitó a expresar que «todo es confuso, la organización del acto, la cantidad de gente, las encuestas… Es como si alguien estuviera jugando a la confusión y lo importante es ver después el título de los diarios».

A propósito, él mismo destacó cómo ese mismo martes «Clarín» había publicado una encuesta de CEOP que le atribuía al gobierno una imagen positiva de 80 puntos, mientras en otra página del mismo matutino la firma Dalesio le concedía el 55% en el mismo rubro. La semana pasada -añadió Giacobbe- un trabajo de Carlos Fara «aludió a 46 puntos de aceptación a Kirchner, mientras nuestra última encuesta publicada ayer eleva ese porcentual al 49 %»

Aunque el titular de «Giacobbe y Asociados» deslizó que el mismo gobierno se sorprendió por la respuesta a la convocatoria que refleja los deseos de la gente de que al país le vaya bien, también hay «operaciones» para que el 50 % -que según nuestra medición no tiene una buena imagen del gobierno- no se refleje de esa manera.

 

Claudio Rabinovitch


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora