«La policía pudo tener algo que ver con el asalto»

Así lo cree Flora Lacave, sobreviviente de la masacre de Ramallo tras el robo al Banco Nación. Estuvo en Neuquén y habló sobre el dolor que siente por la pérdida de su marido.

NEUQUEN (AN)- «Creo que la policía bonaerense pudo tener algo que ver con el asalto al Banco Nación. Por eso todo terminó como terminó». Flora Lacave tiene dolor en el rostro pero firmeza en lo que dice. Esta mujer que vio la muerte cara a cara y que vivió una pesadilla de la que aún no se repone espera que la justicia le dé todas las respuestas que busca. Aunque sabe que nada le devolverá lo que más quería: la vida de su marido.

Flora Lacave es la viuda del gerente de la sucursal Villa Ramallo del Banco Nación, y fue una de las sobrevivientes a la llamada masacre de Ramallo. Ella fue rehén de los delincuentes y estuvo en el automóvil sobre el que llovieron las balas policiales. Recuerda cada detalle, como el instante en que su marido Carlos Chávez recibió el disparo que le quitó la vida, el grito de un policía, mientras la rescataban del vehículo («rematalo a ese hijo de puta») y la respuesta de otro efectivo («no, que es la mujer»).

Flora pasó el fin de semana largo en la casa de sus familiares en Neuquén. Ayer, poco antes de regresar a Lincoln aceptó dialogar con «Río Negro» sobre lo ocurrido el 17 de setiembre del año pasado.

Ese día, tres delincuentes asaltaron el banco. Después de horas de negociación trataron de escapar en un vehículo con tres rehenes: Flora, su marido y Carlos Santillán, el contador de la sucursal.

Hubo una lluvia de de balas policiales sobre el auto; sólo ella y los delincuentes Martín Saldaña y Javier Hernández sobrevivieron, aunque Saldaña apareció horas después ahorcado en su celda.

Flora camina con dificultad y se le hinchan las piernas, porque recibió varios disparos en el cuerpo y la lesionaron al rescatarla del vehículo. Fue en esas circunstancias cuando escuchó el diálogo entre policías referido antes.

«Mi esperanza es que se aclare todo. Que se sepa quién dio la orden de disparar, y quién estuvo detrás de la planificación del asalto», dice con voz suave y conteniendo las lágrimas.

Su hipótesis es que había efectivos policiales involucrados en el atraco, y que la masacre tuvo como finalidad ocultarlo.

De todos modos, aclara: «no me importa si alguien va preso o no. No tengo odio ni rencor. Solamente dolor. Y necesidad de saber, y de mirar a los ojos a los responsables. Nada más. La vida de mi marido no me la van a devolver».

Antes de que el asalto terminara en tragedia, Flora estuvo a punto de ser ejecutada. Según reveló ayer, «uno de los asaltantes quería matar a un rehén y tirarlo a la calle, para que vieran que la cosa iba en serio. Ese rehén iba a ser un muchachito o yo. Otro de los delincuentes lo impidió, se acercó a mí, me dio un beso y me dijo «quédese tranquila señora, cómo le vamos a hacer algo si usted puede ser mi madre». Pero yo le dije que no era su madre, y que si le llegaban a hacer algo a mi marido me mataran a mi también».

En la memoria de esta mujer de modales suaves y agradables quedó grabado a fuego todo lo que sucedió aquel día. Desde que su marido se levantó (la casa que ocupaban estaba arriba del banco), «me acomodó las frazadas para que yo, que me quedé en cama, estuviera más calentita», hasta después, cuando «escuché gritos y apareció uno con una capucha y un arma».

También recuerda cada momento vivido en el interior del banco, y el desenlace dentro del auto. «Me tiré sobre el cuerpo de mi marido, porque llevaba un collar de trotyl y tenía miedo de que explotara. Dicen que en ese momento pasó una ráfaga de balas por donde tenía que estar mi cabeza, y que por eso estoy viva», recuerda.

Flora tiene la esperanza de que la terrible experiencia vivida sirva para algo. «Ojalá que nadie tenga que pasar por una cosa similar. Y que nunca vuelvan a hacer algo así».


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora