“La soberanía de las ballenas”

En la primera quincena de enero, el Banco Central informó que a mediados de este año emitirá nuevos billetes de $ 200 y $ 500. En un comunicado el organismo afirmó que “la incorporación de papel moneda de mayor denominación es una necesidad práctica para el mejor funcionamiento de cajeros automáticos y la reducción de costos de traslado de efectivo”. A su vez, también se anunció la futura emisión de billetes de $ 1.000 y otros cambios como los que a partir del 2017 sufrirán los que ya circulan ($ 20, $ 50 y $ 100), en los que se reemplazará a los próceres (Roca, Rosas, Sarmiento) por animales (Taruca, Cóndor, Guanaco); y la transformación de los billetes de $ 5 y $ 10 en monedas. La medida no pasó inadvertida y despertó la aceptación de algunos que se identificaron con los países que tienen animales en sus billetes (Brasil, Sudáfrica y Nueva Zelanda, por ejemplo) y el rechazo de otros que esperaban ver a Jorge Luis Borges, René Favaloro, Juan Domingo Perón o a Hipólito Yrigoyen. Así, esta polémica fauno-política supo abrirse camino en una coyuntura signada por otros problemas como la agonizante recaptura en Santa Fe de los tres fugados o el intenso uso de decretos de Necesidad y Urgencia. Y para no perder el protagonismo que merece se reinventó: en poco tiempo se descubrió que la ballena del futuro billete de $ 200 parece estar al revés. Rápido de reflejos el BCRA respondió que “los diseños de la nueva familia de billetes de la línea Peso fueron concebidos con orientación vertical en sus anversos y apaisada en sus reversos”, por lo que se debe dejar en paz al simpático cetáceo. Después y a pedido del intendente de la localidad de Puerto Madryn volvió sobre sus pasos y se comprometió a rediseñar el billete de la discordia. Lo que todavía el sol del verano no dejó ver es que, aunque resulte paradójico, el diseño de los nuevos billetes incumple con lo estipulado por la ley nacional Nº 26651, la cual establece el uso del mapa bicontinental de la República Argentina. Dicha ley fue sancionada en 2010 justamente para corregir la perspectiva errónea que los mapas como los usados por el BCRA brindan sobre el verdadero tamaño de nuestro país. Y no es sólo una cuestión de escalas o diseño gráfico: la región que erróneamente hoy aparece minimizada en el reverso del billete tiene una trascendencia histórica y geopolítica fundamental para el presente y el futuro nacional. Tres argumentos avalan su importancia: por un lado, la Antártida, Islas Orcadas, Georgias y Sandwich del Sur y sus aguas circundantes representan aproximadamente el 25% del territorio nacional. A la vez, no se puede obviar que la misma extensión es reclamada por el Reino Unido que proyecta –mediante la venta de licencias ilegales de pesca y explotación de petróleo– su colonial ocupación desde nuestras Malvinas hacia el Polo Sur, además de depredar las riquezas naturales de la zona en litigio. Por último, y porque hoy la soberanía se defiende con conocimiento, se deben tener en cuenta los recientes avances que científicos argentinos hicieron, como la caracterización de una proteína de una bacteria antártica llamada Bizionia Argentinensis para el futuro desarrollo de tecnologías que reemplacen, nada más ni nada menos, que el uso de hidrocarburos en diferentes procesos industriales. Por todas estas razones es importante que se empiece a usar en los manuales escolares, en las instituciones públicas y en futuros billetes el mapa bicontinental a fin de conocer la verdadera extensión de nuestro país que, más allá de las imágenes territoriales que comúnmente tenemos sobre nosotros mismos, también posee una “gran pampa azul” que está en litigio y representa una fuente muy importante de recursos naturales imprescindibles en un futuro cercano. El Reino Unido lo sabe y por ello la moneda que se usa en Malvinas lleva la cara de la reina Isabel, sin pingüinos, gaviotas ni ballenas. Mario Lorenzo Flores Monje DNI 28.789.220 Neuquén

Mario Lorenzo Flores Monje DNI 28.789.220 Neuquén


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios