La UNC no respeta el tope salarial de 3.000 pesos

La rectora dice que no corresponde aplicar la norma sancionada por Rodríguez Saá y prorrogada por Duhalde y Kirchner

NEUQUEN (AN).- La Universidad Nacional del Comahue no cumple con el tope salarial de 3.000 pesos que fue impuesto por primera vez en nuestro país, en 2001, durante el breve gobierno del justicialista Adolfo Rodríguez Saá.

El dato se desprende de una investigación realizada por la Sindicatura General de la Nación (Sigen) sobre las universidades nacionales que no aplican ese límite en los salarios de sus funcionarios, y que son el eje central de una causa judicial por ese tema.

El informe, que analiza el período enero-setiembre del año pasado, indica que 26 de las 38 casas de altos estudios nacionales, no aplican el tope salarial establecido por el decreto 23/01. La norma fue impuesta por Rodríguez Saá y luego prorrogada por Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner.

Consultada al respecto, la rectora de la UNC, Ana Pechen opinó que la restricción salarial impuesta en el país desde 2001 «no es de aplicación en el ámbito universitario».

A este respecto, agregó que la casa de estudios del Comahue recibe transferencias salariales desde Nación pero que «no nos consideramos un organismo del Estado y -continuó- hay jurisprudencia en ese sentido, que avala este pensamiento», indicó la rec

tora.

El ex presidente Eduardo Duhalde formalizó su decisión de poner un tope salarial a los funcionarios políticos del gobierno cuando el pasado 24 de enero de 2002 suscribió el decreto 172/02.

En la norma, que exceptúa a los funcionarios de carrera, se fija ese techo salarial para las remuneraciones del Jefe de Gabinete, ministros, secretarios, subsecretarios, autoridades superiores y miembros de directorios o representantes del Poder Ejecutivo Nacional en los organismos autárquicos o descentralizados en los que participe el Estado nacional en forma ma- yoritaria.

El decreto aclara que esa suma es la retribución «bruta que por todo concepto percibe el presidente de la Nación», y que las remuneraciones de los funcionarios políticos de distintas áreas «no podrá superar bajo ningún concepto» esa cifra.

También se incluyen en l norma los salarios de «cualquier otro funcionario que desempeñe un cargo político en cualquier otro ente público».

Asimismo, un dictamen de la Procuración del Tesoro de la Nación y otro de la Comisión Técnica Asesora de Política Salarial del Sector Público, ratificaron en 2002 que los funcionarios que trabajan en las universidades deben cobrar menos de 3.000 pesos.

Las personas que cobran una suma superior a los 3.000 pesos en la UNC son los secretarios de facultades, los profesores con muchos años de antigüedad y la rectora.

Pechen recordó que en 2001, la universidad debió bajar los sueldos de los secretarios de facultades en un 12 % y del rector en un 20 %, «para poder afrontar las erogaciones de la institución».

«El tope salarial se está discutiendo desde antes que yo asumiera como rectora, y todavía sigue siendo tema de debate a nivel nacional», aseguró.

En el reporte elaborado por la Sigen se cita además a otras universidades como casos de incumplimiento de la norma. Ellas son la universidad de Buenos Aires, Catamarca, Córdoba, La Matanza, San Luis, La Rioja, Tucumán, La Pampa, Cuyo, Entre Ríos, Jujuy, San Juan y La Plata, entre otras.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios