La víctima y el padre ratifican que se condenó a un inocente

Declararon en tribunales y dicen que Inostroza no fue. Dieron el nombre de quien sería el verdadero autor.

ROCA- Eran las 12:15 y el hombre entró muy decidido a los tribunales de Roca. Iba con su hija, a la que hace un año habían intentado violar en Regina. Desde que se enteró por los medios del desenlace que había tenido esa causa en la Justicia, ya no pudo volver a dormir. Mientras, su mujer bajaba la ansiedad a fuerza de calmantes. Ayer, por fin, el hombre llegó a los juzgados y se sacó la pelota que tenía en la garganta: le pudo decir a la jueza Margarita Carrasco que Javier Alberto Inostroza, a quien la Cámara Tercera condenó a tres años de prisión por el intento de violación de su hija, no tenía absolutamente nada que ver con el hecho. Ratificó además el nombre del verdadero culpable.

«Lo que más me duele es que un inocente, y encima conocido mío, a pocas cuadras del mismo barrio, esté pagando una causa tan injusta como ésta», manifestó a «Río Negro» Gabriel Ríos junto a su hija de 18 años, después de dos horas de hablar con la jueza para aclarar la situación. A su lado, Eves Tejeda, el abogado de Inostroza, estaba más ancho que nunca: había demostrado que su defendido no tenía nada que ver con la causa y que todo había sido, al parecer, un invento del joven autor y la policía que pasó inadvertido por varios jueces y funcionarios judiciales.

Las declaraciones del padre y su hija finalmente comprobarían que hay una sola persona que se llama Javier Inostroza y es el que está en la cárcel. En el expediente figuraban dos, uno Javier Alberto Inostroza (el que condenaron) y otro que dijo llamarse Javier Gustavo Inostroza (a quien habían detenido primero y que firmó el primer acta en la policía). Este Javier Gustavo Inostroza es en realidad el «Gabriel» que siempre habían mencionado la chica y su padre como culpable. El apellido no lo sabían.

Lo cierto es que en la comisaría, el único nombre que quedó asentado fue el de Javier Gustavo Inostroza. La pregunta es quién le dijo a «Gabriel» que firmara con ese nombre. La policía de Regina seguramente tendrá mucho que explicar. El joven quedó en libertad ya que la causa en ese momento se inició sólo por ebriedad. Pero la jueza de faltas interviniente se declaró incompetente, al entender que podía haber un intento de violación.

La causa viajó a Roca y recaló en el juzgado de Margarita Carrasco, coincidentemente de turno ayer. La policía citó entonces ya no a Javier Gustavo sino al verdadero Javier Alberto, quien a partir de allí no pudo escaparse del expediente.

Javier y Gabriel no tienen absolutamente nada que ver uno con otro. Ríos lo sabe bien porque conoce a los dos. «Gabriel es alto, elegante, pintón, bonito y bien hablado. De atrás se parece a Antonio Banderas. Venía todas las tardes a casa porque pretendía a mi hija. Vivió casi un año con nosotros, traía masitas y a mí me había prestado un amplificador. Javier Inostroza, el «Ñato», es petiso, gordito, hace muy poco tiempo que lo conozco pero sé que me aprecia mucho como músico. Gabriel tenía una moto propia y Javier apenas si tiene bicicleta», describió ayer el padre de la chica.

Javier Inostroza, que estuvo ocho meses detenido por esta causa, saldrá seguramente en los próximos días en libertad. Y si es así, la Justicia ordenaría próximamente la detención de Gabriel para ocupar su lugar en la Alcaidía de Roca.

«Están todas las pruebas para que esta persona tenga que tener una debida sentencia», dijo satisfecho ayer Ríos. Había llegado a tribunales junto con su hija en el viejo Chevy anaranjado modelo 77 del abogado Tejeda, quien lo fue a buscar hasta Regina para que dé su importante testimonio ante la jueza de turno.

El abogado se prepara ahora para presentar un recurso de amparo que saque de la alcaidía a Inostroza. «Yo conocía al «Ñato» Inostroza. Lo conozco de la música. Cuando me vea se va a querer caer de espaldas», imaginó ayer Ríos.

«¿Te acordás de mí?»

Como ya ha venido publicando este medio, el intento de violación ocurrió en la madrugada del 21 de junio del 98. Así lo recordó ayer la joven: «yo salí sola ese día. Me encontré con Gabriel en el boliche y me dijo: '¿te acordás de mí?' 'La verdad que no', le contesté. Tenía el pelo bien corto y estaba medio tomado. Me sacó a bailar a pesar de que yo estaba bailando con otro chico. El otro se enojó y se fue. Después me llevó en la moto hasta mi casa y se quiso propasar conmigo».

El forcejeo ocurrió casi frente a donde vivía la chica, que entonces tenía 17 años. El padre escuchó sus gritos. «Le lastimó una pierna, la amenazó de muerte y la quiso ahorcar. El perro ladraba tan desesperado que quedó colgado del collar. Yo le saqué la moto. Cuando el tipo se escapa, mi señora levanta el teléfono y a los tres minutos y medio la policía llegó. Lo detuvieron enseguida», recordó Ríos. Añadió que en la policía le dijeron que más de 72 horas no iba a estar detenido. «¿Cómo después de tantos meses vuelven con una persona que tiene una apariencia tan diferente?», se preguntó ayer.

Después se fueron a vivir a una chacra y perdieron todo contacto con la causa. «Allá no tengo luz, no tengo televisión, no tengo nada. No nos habíamos enterado ni que se había hecho el juicio», dijo Ríos. El viernes viajó a Regina y sus parientes le contaron las novedades que traía el diario y todas las radios de la ciudad. «Desde ese momento, no descansé», indicó. Ese mismo día lo ubicó a Tejeda, a quien conocía, y acordaron concurrir a tribunales donde ayer contó toda la verdad.

Ahora espera, que el verdadero culpable vaya tras las rejas y el «Ñato» Inostroza recupere la libertad. «Va a tener que pagar por partida doble», señaló, antes de subirse al viejo Chevy de Tejeda para volver a Regina, ahora sí más aliviado.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora