Las chicas más superpoderosas

Como ocurrió el jueves con la búlgara Sesil Karatantcheva, que bajó a Venus Willians, ayer otra juvenil dejó afuera a una candidata.

Amelie Mauresmo volvió a romper el corazón de Francia con un nuevo fracaso en Roland Garros, al caer 4-6, 6-3 y 6-4 ante una serbia de tan sólo 17 años: Anna Ivanovic.

La francesa no tenía razones para inquietarse en exceso ante Ivanovic, 31 del ranking mundial y que viene en ascenso, pero sin la experiencia de Mauresmo.

Pero cuando los últimos rayos de sol se filtraban en la cancha central Mauresmo sucumbió una vez más ante la presión que se multiplica sobre sus espaldas en cada edición de Roland Garros, donde jamás pudo superar los cuartos de final.

Ivanovic, dueña de un tenis de potencia y talento, exhibió las razones que la llevaron a subir 608 puestos en el ranking en 2004 y a conquistar su primer título en Canberra a comienzos de este año.

«Estoy muy feliz», dijo la serbia, que ya tiene un lugar asegurado entre las mejores 25 del mundo. «Tenía mucha presión, pero no es mi derrota más frustrante en París», aseguró la francesa, que cerró el partido cediendo su saque en cero y con una doble falta.

Ivanovic jugará por un lugar en los cuartos de final ante la italiana Francesca Schiavone, vencedora de la alemana Anna-Lena Groenefeld por 7-6 (7-3).


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios