Las jineteadas en el palenque de la tradición y la polémica

Es una actividad que congrega a cientos de personas en la región. Cuestionados por las protectoras de animales, sostienen que los caballos reservados son cuidados en extremo, lejos de todo maltrato.



1/19

2/19

3/19

4/19

5/19

6/19

7/19

8/19

9/19

10/19

11/19

12/19

13/19

14/19

15/19

16/19

17/19

18/19

19/19

El caballo se ata al palenque y el jinete lo monta. Las cuatro patas del pingo apoyadas en el piso, sin amagos de corcovear. El jinete, se aferra al animal, sin charquear , sin castigar al caballo en la cabeza. Cuando comienza, debe mantenerse arriba de la fiera el tiempo señalado y el potro, las espuelas y la elegancia le pueden dar el triunfo.
Las jineteadas son una de las tradiciones que conforman la identidad de ésta y otras regiones del país hace más de 200 años. En el evento el hombre muestra toda su destreza sobre el lomo del animal y el caballo arisco, criado en su habita natural muestra toda su bravura.
Si bien, muchas veces es cuestionada por el supuesto maltrato del caballo, convoca a multitudes en cada espectáculo organizado a lo largo y ancho de los pueblos y mantiene un notablemente auge de popularidad.
Tienen reglas de oro para hombres y caballos que están para cumplirse. El criollo ama esos animales nacidos en lejanos desiertos y a los que por siglos le cantaron los poetas.

Incorporar el VAR
La actividad no se queda solo en la tradición y en la era moderna donde la tecnología es parte de la vida cotidiana, algunos piensan en la incorporación del VAR (Video Assistant Referee). Esto que funciona tan bien en los tornes de fútbol profesional, piensan que les permitirá limar detalles que ayuden en la decisión del jurado antes de dar los fallos finales.
Sostienen que ayudaría a evitar discusiones e interpretaciones y así lo subraya Lito Ragni, hombre de jineteadas. “Los jurados tienen que estar muy bien concentrados, pero en muchas se le pueden escapar pequeños detalles que se le pueden perder en la vista del hombre en esos 8 o 12 segundos, que dura la prueba. Está bueno que los tradicionalistas vayamos incorporado la tecnología que ayudaría bastante”, enfatizó.
Entre los expertos en estos festivales coinciden que existen grandes diferencias entre las antiguas y las actuales jineteadas, que se van adaptando, se van profesionalizando a los requerimientos de los tiempos y la gente que concurre.
En algunos de los espectáculos también es importe la participación y la competencia de los “jinetes aficionados” quienes desafiando los peligros de montar un potro bravo, buscan a los golpes sumar experiencias para que algún día su nombre este entre la listas de los desafíos tratando de ganar el primer premio.

No hay maltrato del animal
Este enero, en Jesús María murió un caballo y de inmediato, las protectores de animales, como la Fundación sin Estribos que nació contra las jineteadas, comenzaron a denunciar y repudiar la actividad.
Lito Ragni un reconocido hombre de campo, dentro de toda la provincia y sus alrededores, es un defensor acérrimo de las tradiciones camperas y amante de los caballos. El hombre jura y no duda en poner su palabra para decir que en las jineteadas no existe maltrato del animal.
“Muchos de los animales que son llevados a la jineteadas no se domestican nunca, es una genética pura que lleva el animal y por mas esfuerzo que se quiera hacer para domarlo, es como un chico, tenés que enseñarles y ponerles limites”, dijo Ragni .
Dicen que los caballos que participan de las jineteadas, están criados libremente en los campos y trabajan esos 8 o 12 segundos que dura el espectáculo y después vuelven al campo, además sostiene que reciben todos los cuidados para llevar una vida sana, sin enfermedades.
“Los caballos cuentan con la libreta sanitaria correspondiente y un seguimiento especial para sus cuidados. Los reservados, cuidados en general por hombres de campo, tropilleros que saben del valor del caballo y lo aprecian con admiración y respeto, está a disposición de las jineteadas en no más de dos o tres veces al mes, por doce segundos en cada reunión”, dijo.
Además sostuvo que es mínimo el porcentaje de muertes de caballos en medio de los espectáculos. “Es una verdadera desgracia cuando ocurre, pero no suele pasar. El porcentaje mayor es en los golpes que recibe el hombre, que en muchos casos les cuesta la vida”, concluyó.

No se confunda paisano, no es lo mismo doma que jineteada

Los reservados son cuidados por hombres de campo, tropilleros que saben del valor del caballo.

Las palabras doma y jineteada suelen muchas veces utilizarse indistintamente pero no son lo mismo. Domar es hacer manso, de rienda a un caballo salvaje, que nunca fue agarrado por la mano del hombre.
El potro salvaje se doma para pasar a ser caballo de trabajo en el campo, la chacra, o servir como animal de paseo, etc. Esto viene desde el origen del país. Incluso por el año 1.600 el indio descubre el caballo, y crea su propia manera de domesticarlos y entrenarlos, logrando un caballo superior al del conquistador.
El domador no usa ningún elemento de no ser su talento para que el caballo vea que el dominante es el hombre.
Sobre la jineteada su origen va de la mano con el influjo de los centros gauchos y tradicionalistas que organizan demostraciones de la habilidad de los jinetes. También era la diversión que tenía la gente en un campo los días feriados o de poco trabajo.
En esos días encerraban la manada y comenzaba la destreza, para demostrar el coraje en el corral.
Por otra parte, la palabra reservado viene de los primeros tiempos de las estancias, cuando el domador le informaba al patrón de las malas condiciones para que el caballo saliera manso.
No era demasiado frecuente, pero en esos casos resolvían “reservarlo” para probar la habilidad de los forasteros que solían arrimarse a las yerras.
La jineteada reparte destreza y suerte. El reservado está preparado para luchar contra el jinete, muestra su fuerza y corcovo, y el hombre su destreza y coraje.

La vestimenta del jinete se encuentra reglamentada.

Categoría Crina Limpia o potro pelado

El jinete debe montar al animal sin montura ni elemento de ningún tipo, con excepción de una lonja de cuero que se coloca rodeando el pescuezo, de donde debe sostenerse. Durante toda la prueba debe utilizar las espuelas, sin dejar de taconear al caballo en ningún momento. El tiempo de monta es de 8 segundos.

El hombre, el animal y solo una lonja de cuero que se coloca rodeando

Categoría Grupa surera o cuero tendido

El jinete debe montar al animal con un cuero de oveja atado por un cinchón como montura y riendas. La grupa está hecha de cuero con un relleno en el centro y cocida para darle una forma triangular. El jinete debe sostener las riendas con una mano, mientras que con la otra sujeta el rebenque. El tiempo de monta es de 12 segundos.

La grupa está hecha de cuero con un relleno en el centro y cocida para darle una forma triangular.

Categoría Basto con encimera con estribos

El jinete utiliza estribos y no deberá perderlos en ningún momento. Los bastos son dos chorizos de paja, forrados en cuero de vaca. La encimera es un cuero con dos ojales en su parte delantera, donde se ponen las estriberas, y dos argollas que se sujetan al lomo del animal. La cincha va unida a la encimera. El tiempo de monta es de 15 segundos.
Los bastos son dos chorizos de paja, forrados en cuero de vaca.

Comentarios


Las jineteadas en el palenque de la tradición y la polémica