Las obras sociales, la carta de Cristina para dominar a gremios

BUENOS AIRES (ABA).- Después de haber dicho que “hay prácticas sindicales que no son aceptables” y subrayado que “mucho más inaceptable” es que algunas empresas “se lleven las ganancias afuera, sin responsabilidad social”, la presidenta se apresta a decidir quiénes serán las personas que ocuparán la jefatura de Gabinete y los ministerios de Economía y Trabajo, áreas clave para articular una convivencia razonable entre esos dos sectores, sostenes del modelo K. No ocultó su molestia Cristina Fernández con Hugo Moyano por haber “privilegiado” el secretario general de la CGT, su relación con los gremios aeronáuticos en desmedro de los gerenciadores de la estatal Aerolíneas Argentinas, del sector juvenil de “La Cámpora”. Con la agravante de que el titular de AA, Mariano Recalde, es hijo de Jorge, diputado y mano derecha del camionero. “No saben con quién se están metiendo ni las consecuencias de su proceder corporativo. Si insisten en destruir lo que se ha logrado, apelando a huelgas salvajes y cortes de ruta que podrían afectar servicios básicos, la presidenta podría modificar las estructuras de las obras sociales de los gremios”, avisó a “Río Negro” una fuente gubernamental que fijó las prioridades inmediatas, antes de la asunción del segundo período. Entre esos objetivos, según el portavoz, figuran: 1) Ponerle un freno al proceso inflacionario, por lo que se tornan desaconsejables convalidar aumentos superiores al 30%, como viene reclamando los peones rurales de Gerónimo Venegas, o los petroleros de Julio Pereyra. Ambos, ayer, bajaron el tono de la protesta. 2) Preservar la estabilidad , la producción y el crecimiento, sobre bases precisas: generación de empleo genuino, combate al trabajo en negro y empresarios que reinviertan las utilidades en el país, siguiendo el ejemplo de la empresa automotriz norteamericana General Motors. 3) Avanzar firmemente en la eliminación de subsidios, en la ruta trazada ayer por los ministros Amado Boudou y Julio de Vido (ver nota central). 4) Cruzar a los grupos económicos que, tras las elecciones del 23 de octubre, impulsaron una devaluación. Tal idea será descartada con firmeza, aunque los administradores de la moneda harán correcciones paulatinas para que los artículos de exportación nacional no pierdan competitividad. Determinante será la personalidad del futuro reemplazante de Boudou. “Bajo la fuerte dirección política de Cristina, tendrá relieve un economista que unifique sus tareas con el jefe de gabinete, sin acciones ni pensamientos contradictorios”, adelantó a este diario. “El gremialismo es parte de este proceso colectivo. Debería actuar con más razonabilidad y ductilidad y no marginarse”, alertó el funcionario que hizo notar, además, la preferencias del Ejecutivo por directivos sindicales de la industria y la construcción. Mencionó a Antonio Caló, del Smata.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora