Las reparaciones pendientes: otra pesadilla de la Ruta 22

El tramo entre Chichinales y Cervantes es el que más avanzó. Pero lo hecho a nuevo se ha deteriorado en muchas partes y falta mantenimiento. Lo mismo ocurre en la Ruta Siete Lagos y la 23.

Guardarraíles rotos, baches, ondulaciones en la carpeta y desniveles por las huellas que genera el sobrepeso de camiones, falta de señales y de iluminación. Y la lista puede seguir…

Son las deficiencias que presenta la ampliación de la Ruta 22 en la zona del Alto Valle este, entre Chichinales y Cervantes.

Al cuadro negativo se suman los robos de cables, focos, tambores y elementos de señalización que denuncian las empresas que construyen los distintos tramos.

Los mismos problemas se repiten en la paradisíaca Ruta de los Siete Lagos en la cordillera y en la Ruta 23, que cruza la Línea Sur rionegrinea: lo nuevo se está rompiendo y el mantenimiento deja mucho que desear o directamente no se hace. (Ver recuadros)

Chelforó-Chichinales: se retiraron las ondulaciones pero no se volvió a pintar la señalización horizontal. Riesgo de accidentes.

Los inconvenientes en la “eterna” Ruta 22 -la obra más demanda por la población y que lleva en construcción 15 años- los padecen quienes transitan seguido por el Alto Valle este.

Hay sectores en los que la ampliación a cuatro carriles con colectoras ya están casi terminados.

El desafío de circular con seguridad abarca a quienes se dirigen hacia el Valle Medio, en el tramo entre Chichinales y Chelforó. Allí se mantiene la vieja diagramación de dos carriles, pero el asfalto deteriorado, sin demarcación horizontal.

Cuando empezó

El primer tramo de la ampliación de la 22 entre Chichinales y Godoy se inauguró en 2011. El segundo, entre Godoy y Cervantes hace poco. Pero en los dos hay cuentas pendientes: obras de mantenimiento por daños y accidentes, terminación de trabajos y reparaciones.

Desde Vialidad Nacional adelantaron que trabaja con las obras de mantenimiento en la sección I de la Ruta 22, desde Chichinales a Godoy, tramo que se construyó con características de autovía. En el mismo paquete se encuentra la reparación integral del tramo de dos manos de circulación entre Chichinales y Chelforó, obra reclamadas por intendentes y legisladores.

Villa Regina: imagen frente al barrio El Sauce. El guardarail está por el piso desde hace más de un año.

Se señaló que la sección II, entre Godoy y Cervantes, que tiene características de autopista, la UTE Vial Agro – CN Sapag aún está en obra y debe realizar los trabajos de reparación y mantenimiento.

La ampliación de la Ruta 22 con cuatro carriles más calles colectoras para el tramo que recorre el Alto Valle rionegrino, comenzó a proyectarse hace casi dos décadas con los trabajos en la sección comprendida desde Chichinales a Villa Regina.

Las obras se inauguraron en 2011 y un año más tarde completaron los trabajos pendientes: paso a nivel con barreras electrónicas en el cruce con vías del ferrocarril en Chichinales y terminación de derivadores y dársenas.

Tras la finalización de los trabajos, la empresa Equimac había sido elegida por Vialidad Nacional para realizar el mantenimiento, aunque el convenio cayó y a lo largo de los últimos diez años, solo unas pocas tareas se realizaron para tratar de conservar el estado de la ruta.

illa Regina: frente al cruce de la Ruta 22 a la altura de la Aduana, el guardarail sigue roto tras un viejo choque.

Por caso, en el tramo entre Chichinales y Godoy, la división central de los carriles de circulación se construyó con guardarraíl metálicos que fueron sufriendo deformaciones por choques y ya no cumplen su función.

Algunos tramos de los guardarraíles fueron quitados, como ocurre en inmediaciones de los barrios El Sauce y el Frutillar, generando cruces de la ruta que no están señalizados.

Otro problema recurrente es la deformación del asfalto en área de semáforos en la sección que atraviesa Villa Regina, debido al frenado de camiones.

A ello se suma la rotura del sistema de iluminación artificial que se colocó en los accesos hacia la Ruta 22 desde calles rurales y en los sectores con dársenas. Obligó a los municipios a reparar las luces para evitar accidentes. Hace poco el de Regina cerró un acuerdo con Vialidad Nacional para la reparación y recambio de más de 150 luminarias.

Por otra parte, en la sección II entre Godoy y Cervantes, se advierte la rotura de los bloques de hormigón que se construyeron como divisor central de carriles y como separación con las calles colectoras.

Huergo: en el ingreso al balneario municipal. El bloque New Jersey fue chocado y no lo reparan desde hace meses.

Algunos de estos bloques se rompieron por choques. Es el caso de los ubicados en el paso elevado en Los Tres Puentes ente Godoy y Huergo, y el que está a la altura de la calle de ingreso al balneario Fortín Lagunita.

En cuanto a las obras pendientes, la empresa Vial Agro está terminando calles colectoras y la instalación de luminarias en los pasos elevados de la Ruta 22. Resta la colocación de cartelería indicatoria de velocidades máximas y de ingreso a las calles colectoras para el acceso a las localidades, entre otras.

En cuanto a los robos del material en ruta, desde las empresas apuntaron que genera demora en los plazos para completar los trabajos previstos en la ampliación.

Mainqué: hay sectores donde los New Jersey no se construyeron y los que están lucen rotos (entre colectora y la 22)

El mantenimiento viene demorado

El distrito Río Negro de Vialidad Nacional anunció que está a la espera de la aprobación de la licitación de obras para el mantenimiento de la sección I de la Ruta 22 entre Chichinales y Godoy, paquete que incluye la reparación integral del tramo de la 22 entre Chichinales y Chelforó.

El proyecto de obras se había presentado el año pasado, pero cayeron las licitaciones convocadas y este año hubo que renovar la presentación.

Detallaron que las obras previstas son colocar paños de hormigón en la ruta 22 en el ingreso a Villa Regina por la calle Pioneros, sector que presenta constantes deformaciones de la carpeta asfáltica por el un semáforo.

Prevén bacheo y sellado de grietas en toda la sección.

Aguardan que desde Bahía Blanca provean los guardarraíles para el cambio de los deteriorados por daños provocados por choques.

Con maquinarias propias se inició el trabajo de fresado de la carpeta asfáltica entre Chichinales y Chelforó, tareas que incluyen la reparación de banquinas.

Ruta 23: baches, ondulaciones y puente detenido

La pavimentación de la ruta nacional 23 avanza pero hay cuestiones técnicas que resolver para completar la obra. El paso del tiempo y el incremento del tráfico deterioró algunos tramos.

Crecen las ondulaciones y baches entre Maquinchao y la zona conocida como “el 602”.

Un tramo inconcluso es el que une el acceso de la Estancia La Beatriz con el Puesto de Olate. Allí resta resolver algunas “observaciones” de Vialidad Nacional en distintos sectores de la carpeta asfáltica, ubicados entre el puente ferroviario y la Estancia San Lucas.

Por otro lado, la reconstrucción del puente del arroyo Nahuel Niyeu está en stand by desde hace nueve años

Con el avance de la pavimentación se incrementó mucho el tránsito.

La falta de balanzas -un pedido que data desde hace años- para poder controlar el exceso de cargas de los camiones que transportan minerales desde la Región Sur hacia distintos puntos del país, pone cada vez más en evidencia, los perjuicios que le ocasionan a la ruta.

Siete Lagos: hay sectores rotos en el primer tramo terminado

Baches en la Ruta 40, camino 7 Lagos, San Martin de los Andes, 2021 (Foto: Patricio Rodriguez)

El asfalto para la ruta de los Siete Lagos se construyó durante tantos años que hoy, a cuatro de terminado el último tramo, ya hay sectores destruidos por el paso del tiempo y la falta de mantenimiento.
Vialidad Nacional anunció que en noviembre iniciarán los trabajos de bacheo.

“Estamos planificando que los trabajos comenzarán luego de la temporada invernal”, fue lo único que le dijo a Río Negro el jefe de Vialidad Nacional en la provincia de Neuquén, Alberto Ciampini.
Sin embargo, según se supo de fuentes cordilleranas, se utilizarán 350 toneladas de material en la reparación de la ruta paisajística, que, hasta donde se sabe, no será una recuperación total, sino un arreglo antes de que inicie la temporada de verano.

Siete Lagos forma parte del tramo sur de recorrido neuquino de la ruta nacional 40. La transitan muchos turistas y comunica San Martín de los Andes con Villa La Angostura por un paisaje de una belleza única.
Las promesas de pavimentación de este camino se fueron multiplicando desde finales del siglo pasado. De hecho, los trabajos comenzaron a mediado de la década del 90 y el último tramo se inauguró en 2017. Durante más de 20 años el primer tramo, el que nace en San Martín de los Andes hacia el sur, se fue deteriorando hasta llegar al estado actual. La contraparte es sector que va desde el lago Villarino hasta el Espejo, que, además del buen estado, tiene un ancho notable.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora