Lavado: el abogado de Báez negó todo

Jorge Chueco declaró ayer ante el juez Casanello. Se despegó del empresario K. Dijo que quiso matarse.





Télam

Tras permanecer prófugo, escapar del país e intentar supuestamente suicidarse, Jorge Chueco –el abogado de Lázaro Báez señalado por Leonadro Fariña como uno de los involucrados en las maniobras de lavado de dinero del empresario– finalmente compadeció ante el juez federal Sebastián Casanello. Aunque no quiso contestar las preguntas del magistrado, negó haber participado en maniobras de lavado de activos, aseguró que sí quiso suicidarse y podría intentarlo de nuevo, y prometió, ya sea por escrito o personalmente, ampliar su declaración indagatoria en cuanto sus abogados conozcan en detalle toda la causa. Chueco fue alojado en el penal de Ezeiza.

Custodiado por agentes del Servicio Penitenciario Federal, esposado, con casco y chaleco antibalas, Chueco llegó apenas pasado el mediodía a los tribunales de Comodoro Py. Horas antes, los médicos que realizaron la pericia psicológica ordenada por el juez habían determinado que estaba en condiciones de declarar. El abogado aseguró que se encontraba “muy angustiado”, lamentó no haberse podido quitar la vida en los últimos días y negó haber cometido los delitos de los que se le acusa.

En su declaración de hace dos semanas, el financista “arrepentido” y ahora testigo protegido, Fariña, señaló a Chueco como uno de los cabecillas en las maniobras de lavado de dinero que la justicia sospecha que llevó adelante Lázaro Báez. “Jorge Chueco, es lo mismo que Pérez Gadín (el contador de Báez detenido), lo único que éste hacía los números y Chueco era el abogado. Todo lo que sabe Gadín lo sabe Chueco, porque estuvo jurídicamente sustentado por él”, declaró Fariña entonces.

Chueco está sospechado de haber endosado como apoderado de la empresa Helvetic Service Group, una firma radicada en Suiza, cheques por un total de $ 208 millones, sacados del país a través de la financiera SGI –conocida como La Rosadita–, que regresaron a Austral Construcciones, la empresa central de Báez, desde la cual se compraron bonos de la deuda pública.

Luego de la declaración de Fariña, el abogado escapó primero a Misiones y luego a Encarnación, donde fue se había alojado en un hotel con un nombre falso. Fue expulsado de Paraguay y trasladado a Buenos Aires. Sus defensores no pidieron aún su excarcelación y seguirá detenido.

Ruta del dinero K


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Lavado: el abogado de Báez negó todo