Limay Medio, así arranca la temporada en el río de las truchas asombrosas

Equipos livianos para el comienzo de la temporada y pesados para las truchas migratorias de abril y mayo. El panorama que brinda el guía cipoleño Pablo Oscar Blasco y el problema de los accesos en la visión de la Asociación de Pesca con Mosca de Neuquén.

Hay un río que es sinónimo de grandes piques. Y el guía de pesca cipoleño Pablo Oscar Blasco lo sabe bien. Experto conocedor de los secretos del Limay Medio, ahí tiene su colección de fotos con truchas gigantes que despiertan oleadas de admiración. “Todos los pescadores esperan ansiosos el comienzo de la temporada. Vamos a hablar aquí de un río de fama mundial y en especial del tramo medio desde Piedra del Águila hasta Picún Leufú”, arranca. Para este comienzo de temporada, sostiene que en noviembre, diciembre y enero los pescadores encontrarán variedad de percas, pejerreyes y truchas arco iris y marrones.

En esos tres primeros meses, recomienda probar con equipos livianos y reservar los pesados y moscas tipo alevinos para las famosas truchas marrones migratorias de abril y mayo. “Empiezan a meterse en el río para su ciclo de reproducción. Es una época en la que los pescadores no pueden faltar para llevarse su trofeo. Hay pescadores de todo tipo. Los que prefieren pescar mucho y peces chicos y los que van por el trofeo. Son gustos”, explica. En cambio, durante febrero y marzo, la pesca empieza a mermar. “Son días de calor y frío, de cambios bruscos de temperatura. La trucha se resguarda, tiene más alimento”, describe.

¿Y qué pasa con este año de menos nevadas y lluvias? Aunque recuerda que siempre dependen de las erogaciones de las represas, que el río venga con menos caudal puede jugar a favor. “Con menos agua podes entrar más cómodo a pescar a algunos lugares, las correderas van a estar mejor formadas, la estructura del río también y así tenés mayor posibilidad de pesca, eso es lo que creo. Pero la pesca es casi siempre la misma. Y es buena”, dice Pablo.

Pablo Oscar Blasco en el Limay Medio.


En cuanto a los accesos, cuenta que sobre de la margen de Neuquén hay dos (cobran entrada): Fortín Nogueira cerca del nacimiento del Limay Medio y Negrín Figueroa en la desembocadura, en el camping Media Luna,
“Del lado de Río Negro está todo el acceso libre y hay un camino vecinal que es una ruta de ripio que llega hasta Naupahuen, la desembocadura y Cerro Policía”.


El acceso libre a las costas es un tema que preocupa a muchos pescadores y que analizan desde varias instituciones relacionadas.

Beto Moscardi, presidente de la Asociación de Pesca con Mosca de Neuquén, señala que a esos dos accesos (Negrín Figueroa después de Picún Leufu y a 70 kilómetros más arriba Fortín Nogueira) “teníamos planificado abrir el kilómetro 14-14 que está cerquita del río, pero llegó la pandemia y pasó un año. Ese lugar tiene para las salidas de pescadores que se largan más arriba en balsas!.

«Es un tema complicado porque tenemos que ponernos de acuerdo. Desde la Asociación, somos una organización sin fines del lucro y hay que hacer una inversión. Con una persona que haga la recepción, con un trailer con comodidades, un lugar de reparo», agrega.

«Debería ser compartido el esfuerzo con Fauna y con Turismo. Para que ellos también puedan hacer controles de fauna allí, porque es un sector de cría de animales, engorde. Y que tenga un valor acorde la entrada. Todavía no hay un interés desde las áreas gubernamentales para hacerlo. Se podía armar algo en beneficio de los pescadores deportivos. Inclusive que tengan valores acordes. Hoy entrar por cualquiera de los otros lugares tiene un valor de mil pesos la entrada y 200 por día para quedarse. Y en Fortín Nogueira 1500 pero te podés quedar 7 días”, explica.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios