López le escapó a todos

La cuarta prueba del certamen en el autódromo roquense tuvo una definición cargada de suspenso. Abundaron los toques y las maniobras polémicas.

Alejandro López se dio el gusto de cantar victoria en la Monomarca Gol. Su esperado triunfo llegó en la cuarta fecha del certamen anual que se cumplió ayer en el autódromo roquense y cortó la racha del campeón Darío Delvas. La prueba fue tremenda, por la lucha que hubo por la punta y también por los golpes. El mayor de los López aparecía como uno de los candidatos al triunfo, aunque no se sabía cuánto podía responder su auto. El suspenso por la definición no estuvo solo en la pista, por la cantidad de toques, informes y recargos, los comisarios deportivos demoraron más de una hora en confirmar la clasificación. Si bien ganó la primera serie, buena parte se cumplió con el auto de seguridad, por lo que no pudo desplegar todo su potencial. En cambio, en la segunda Guillermo Salinas anduvo muy fuerte y aparecía como otro de los firmes postulantes al triunfo. La final prometía y mucho. Veinte vueltas aparecían como una gran exigencia. Los citados Salinas y López, Vicente Carabetta, Roberto Corvalán y Cristian Rouret estaban entre los favoritos. Y desde el fondo, porque abandonó en su serie, largaba el campeón Delvas. En la misma partida, López le manoteó la primera posición a Salinas y no la dejó hasta el final. Pero enseguida nomás se armó una prueba bárbara, cargada de suspenso hasta su definición. Salinas tuvo problemas y se bajó de la lucha por la punta, si bien después que pasó por boxes, anduvo muy fuerte. Adelante, López aguantaba a Corvalán, Rouret y Carabetta. De atrás, como un rayo apilaba rivales Delvas. A siete vueltas del final el campeón lo manoteó a Carabetta y fue en busca de los primeros. Hasta el final estuvo lo mejor. Corvalán se aferró a la cuerda, Delvas lo buscó por todos lados, y Rouret pegado, intentando encontrar un hueco por donde pasar. Se movieron tan apretados que llegaron los roces y Delvas quedó afuera, mientras que entre Corvalán y Rouret también se sacaron chispas permitiendo que López se fuera tranquilo en busca de su primera victoria en el certamen.

Mucha chapa y a las piñas

Cuando toda la atención de los aficionados, que no fueron en la cantidad de que esperaba, estaba en la definición del ganador de la Monomarca Gol, dos que luchaban en el medio de las posiciones de pegaron en el curvón y se armó una grande. La mayoría siguió la evolución de los que peleaban adelante, cuando se produjo un toque unos cuantos metros antes del ingreso al curvón. Los protagonistas fueron Jorge O. Jáuregui y Fabián Dimarco, los dos terminaron con los autos muy estropeados. La cosa no quedó ahí, porque se fueron a las manos. Un verdadero papelón, que con seguridad terminará con alguna sanción más severa que la exclusión que le aplicaron a Di Marco. “Jáuregui frenó mucho antes y yo me metí por adentro. No tuve ninguna intención de pegarle. Ni me imaginé su reacción. Menos mal que no me saqué el caso”, reconoció Dimarco cuando esperaba su turno para ingresar a la torre de control, donde los comisarios deportivos tuvieron trabajo al por mayor, porque también penalizaron a Cristian Rouret, por un toque que también dejó “tela para cortar” y apercibimiento para el campeón Darío Delvas y Roberto Corvalán. Mientras, Jáuregui señaló que “estoy avergonzado por mi reacción, pero hay cosas que son intolerables. Me pegó en plena recta, me tiró afuera y me estropeó todo el auto”. Después de los incidentes, el presidente de la categoría Osvaldo Nefa señaló que “fue una prueba dura, para mi gusto y para la esencia de la categoría con demasiados roces, con muchos autos rotos. Hay pilotos que no se entiende lo que quieren hacer”.

Díaz hizo doblete

Nicolás Díaz pegó un paseo veloz en el autódromo roquense, donde fue el dueño absoluto de la tercera fecha del certamen de la Fórmula Renault Pampeana. El actual subcampeón de la categoría fue el más rápido en los ensayos, hizo la “pole” en la clasificación y después con comodidad las dos pruebas, demostrando una gran superioridad sobre sus rivales en una categoría que no convoca muchos pilotos. En la primera fue escoltado por Miguel Costa y César Miramontes, mientras que en la segunda superó a Daniel Motta y Costa.

Arrancan las obras

La programación de ayer del Monomarca Gol y el Supercar Pampeano puede haber sido una de las últimas, por unos cuantos meses, en el autódromo roquense, porque en unos días comenzarán las obras de ampliación. Con los planos aprobados y el estudio de suelo realizado, es inminente el comienzo de los trabajos. Casi con seguridad la Monomarca Gol volverá a transitar el circuito roquense antes de finalizar el actual certamen, aunque es difícil que vuelva el Supercar Pampeano. Las relaciones entre los dirigentes de la categoría y de la AVGR no son las mejores y ayer se volvió a notar. Por lo pronto, el presidente de la AVGR, Jorge “Goyo” Martínez, comentó que “en un par de días comienza la actividad de ampliación del circuito. Lo primero será marcar toda la parte nueva, después vendrá el movimiento de tierra y la compactación. El cambio será importante”. También destacó que se cambiará el sentido de giro, el ingreso y salida de la zona de boxes. La intención es tener los trabajos realizados a mediados de octubre, porque por nada en la AVGR se quieren perder la penúltima fecha del certamen del TC 2000, que confirmó a Roca para noviembre, en plena definición del campeón.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora