Los cambios que se esperan en la economía

La derrota determinará el rumbo de la política económica. Habrá un reacomodamiento interno en Hacienda, pero Cavallo no se va. Habrá anuncios en breve. Se aguardan resultados antes del 10 de diciembre.

El gobierno recibió el mensaje. La previsible derrota que obtuvo en estas últimas elecciones determinarán, en el mediano plazo, cambios sobre la actual política económica.

Y en el eje de esta compleja discusión asoma el PJ como elemento fundamental para avalar o rechazar cualquier tipo de medida que comience a delinearse desde el gobierno a partir de hoy.

El ministro Domingo Cavallo inicia la semana con menos poder del que salió de su despacho de Hacienda el viernes pasado, pese a las constantes ratificaciones que recibió en estos últimos días del presidente De la Rúa.

Con este panorama que se avecina, en el plano político-económico se puede confirmar que:

* Va a haber reacomodamientos internos en el equipo económico pero, según fuentes consultadas por "Río Negro", no existirán alejamientos en la primera línea que acompaña a Cavallo.

* El gobierno presionó sobre el titular de Economía para que dé a conocer una nueva batería de anuncios. Los mismos comenzarían a delinearse hoy mismo. Todo apunta a hacer creíble el déficit cero y medidas para consumo para intentar revertir la espiral económica negativa en la que se encuentra sumergido el país desde hace más de tres años. Para el oficialismo, ésta es la última carta de triunfo que le queda a Cavallo si es que su intención es mantenerse al frente de la cartera económica. Deberá presentar algún resultado antes del 10 de diciembre próximo, fecha en que se renueva el Congreso Nacional, caso contrario el mismo gobierno presionará para un cambio de rumbo de la economía. La dolarización es una de las alternativas que se evalúan, con muchas más chances que una posible devaluación.

* Todo tipo de conversación con las provincias pasaría por las manos del actual jefe de Gabinete, Chrystian Colombo, intentando desplazar de esta manera el eje económico de la discusión con los gobernadores.

En el plano estrictamente económico, los anuncios que se darán a conocer en las próximas horas, muchos de los cuales ya se vienen barajando en estos últimos días, se concentrarán sobre los siguientes puntos:

* Profundización de los actuales planes de competitividad (ver nota abajo) para intentar dar algo de oxígeno al sector privado y de esta manera ponerlo al frente de la tan mentada reactivación económica.

* Canje de deuda sobre los bonos que hoy están en manos de las AFJP. El gobierno sacaría del mercado bonos sobre los que hoy se están pagando tasas del 12 al 14% por nuevos títulos a tasas del 6 al 8%. El ahorro fiscal sería de unos 700 millones de dólares al año. Los bancos todavía no cerraron este acuerdo compulsivo que se impulsa desde el gobierno porque mantienen diferencias con Cavallo.

* La reestructuración de la deuda pública con tenedores de bonos locales. Esta idea tiene que tener el aval de los organismos internacionales para poder concretarse. El viceministro de Economía, Daniel Marx, sería el encargado de llevar adelante la negociación en la que se contempla una refinanciación de algo más de 45.000 millones de dólares.

* Esta reestructuración incluiría a las provincias. Las deudas que estarían en condiciones de ingresar en este plan impulsado por el ministro Cavallo alcanzarían los 12.000 millones de dólares.

Este punto será clave para destrabar el proyecto de presupuesto 2002 elevado por el Ejecutivo y el ajuste en el último trimestre del año que se necesita hacer para cumplir con la forma del "déficit cero" ante los organismos internacionales.

Domingo Cavallo tiene muy poco margen de acción y el tiempo es otro de los factores que lo apremian. Esta debilidad se potencia con la fuerte presión política que deberá soportar el ministro en los próximos días ya que, por un lado, los principales referentes del nuevo Congreso de la Nación se oponen a la actual gestión económica (Duhalde, Alfonsín, Terragno, etc.) y, por el otro, la pérdida de la cámara baja en manos del PJ y sectores disidentes de la Alianza no harán más que entorpecer cualquier proyecto de ley que contemple mayores ajustes en el Estado.

Javier Lojo

Deuda y competitividad son las expectativas para la región

Las expectativas para la región a partir de hoy se centran en la profundización de los programas de competitividad para el sector frutícola y la refinanciación de pasivos a la que puede acceder el sector público provincial.

Sobre el primer punto, un importante exportador de la Cámara Argentina de Fruticultores Integrados (CAFI) adelantó a este diario que la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) tendría en sus manos el borrador en donde se contempla la devolución de los saldos técnicos de IVA que tiene la actividad. Los mismos alcanzan los 23 millones de pesos los que se cancelarían con títulos nacionales que podrían ser utilizados como garantía de créditos por parte de las empresas.

Otro de los puntos que se anunciarán en los próximos días, es la puesta en marcha del Programa de Agroinsumos Regional (PAR) el cual financiaría una parte importante de las curas que necesitan los montes para llegar con fruta de calidad a la cosecha.

En lo que respecta a la reestructuración de los pasivos provinciales desde el ministerio de Economía de la Nación se adelantó que "el miércoles se tratará el tema en la reunión de gobernadores".

Actualmente las provincias presentan un pasivo frente al sector financiero del unos 20.000 millones de pesos, de los cuales sólo unos 12.000 están contemplados para ingresar en un acuerdo de refinanciación. Las cifras que se contemplan desde la Nación para Río Negro y Neuquén llegarían a los 550 millones de dólares.

"El tratamiento que hay que darle a esas dos provincias es totalmente distinto. Río Negro necesita un reestructuración de su capital, con años de gracia, ya que tiene un buen perfil sobre sus intereses. En el caso neuquino, las necesidades de la provincia son otras", comentó una alta fuente del ministerio de Economía de la Nación ante una consulta telefónica de "Río Negro".

Una de las salidas para llegar a acordar con los bancos involucrados con las deudas de las provincias estaría dada en un cambio en la composición de los requisitos mínimos de liquidez para poder aliviar la carga que hoy tienen los bancos. (J.L)


Comentarios


Los cambios que se esperan en la economía