Los Encuentros Abiertos del Festival de la Luz en Neuquén

Por Oscar Smoljan, DirectorMuseo Nacional de Bellas Artes Neuquén

APUNTES DE LA CULTURA

Nuevamente Neuquén ha sido designada subsede de los Encuentros Abiertos del Festival de la Luz, esta gran fiesta de la imagen, la fotografía, la producción multimedia, pero por sobre todo de las ideas y la creación conceptual en función de la expresión artística.

Este año, el encuentro tiene como tema La Pasión, ese motor que no se detiene, que impulsa el espíritu humano desde la creación al heroísmo, desde el sacrificio altruista a la entrega por un ideal irrenunciable, y que puede percibirse nítidamente en el trabajo de los artistas participantes en esta XVII edición, quienes han superado las expectativas generadas por la propia convocatoria.

Para esta ocasión, por primera vez, la ciudad de Neuquén representa a toda la Patagonia, cuyos artistas, provenientes de los distintos puntos del sur argentino, han enviado aquí sus valiosos trabajos, algunos de los cuales han pasado a formar parte de la geografía de esta joven capital en las distintas intervenciones urbanas realizadas, lo cual pone en escala humana la creación artística, democratizando la Cultura y llevando el mensaje del artista al ciudadano común en su propio escenario cotidiano, en su propia dimensión del día a día.

He aquí los nuevos lenguajes expresivos que devienen de los avances en la comunicación y que responden a las cada vez más crecientes necesidades de hombres y mujeres que viven en un mundo cambiante y vertiginoso. Mientras los museos dejan de ser meros depósitos, los artistas intervienen la realidad de las ciudades, los edificios, plazas y paseos, y la calle pasa a ser una sala de arte más donde cada transeúnte puede, aún en medio de su propia encrucijada individual, hallar en las obras una respuesta a sus interrogantes más cruciales.

Es de destacar el nivel que estas obras, que hoy exhibe Neuquén y todo el país, ostentan, un nivel superior a las ediciones anteriores del festival, marcando un camino ascendente en la historia de este evento y de esas obras recibidas, todas de gran valor, mencionaremos dos, por su contenido pero también por su autoría.

La primera es de María Isabel Sánchez, una joven fotógrafa y reportera gráfica de nuestra región, que eligió como tema el drama de los veteranos de la Guerra de Malvinas a partir de retratos de sus familiares, en un homenaje a los combatientes y sus familias. Esa obra fue seleccionada para ser exhibida en Buenos Aires y honra a nuestros fotógrafos.

La segunda es de un gran artista neuquino, César Giaginto, también seleccionado para exponer su obra en San Luis, quien abordó el tema de la Pasión a través de las grandes, y muchas veces antagónicas, pasiones argentinas. En un contraste entre blanco y negro, Giaginto enfrenta las históricas antinomias que dividieron a nuestro pueblo desde siempre: unitarios-federales, radicales-peronistas, River-Boca, Fangio-Gálvez, pero expuestas con un criterio moderno e innovador y que se resumen finalmente en dos corazones, como mensaje final esperanzado de unión final en la diversidad.

Este año, La Pasión ha sido el tema convocante para estos XVII Encuentros Abiertos del Festival de la Luz cuyos artistas han sembrado –precisamente- de pasiones e ideas nuestra geografía patagónica. A todos ellos nuestro agradecimiento y reconocimiento por esta fiesta del arte y la libertad.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios