Los paisajes de Bariloche en la mirada de Walter Kerhart

“Intermedio” se llama la muestra que llevó a Buenos Aires el artista rosarino radicado en la ciudad andina. De sus fotos y su estilo habló con “Río Negro.

Los paisajes de Bariloche en la mirada de Walter Kerhart

La muestra de Walter Germán Kerhart (nov. 1970), artista visual de San Carlos de Bariloche, inauguró el martes pasado, en El Camarín de las Musas, del barrio de Palermo, en Buenos Aires, y finalizará el 28 de junio.

Se llama “Intermedio” y se puede visitar de lunes a domingo de 17 a 22. Incluye quince fotografías de gran tamaño (60×90), con imágenes de diferentes lagos y sus alrededores, sus costas y vegetación, realizadas y apenas intervenidas digitalmente, en un intento de unirlas con la pintura. Lo recaudado por su venta se donará en alimentos o elementos de primera necesidad a los afectados por las inundaciones en el litoral argentino.

“Si se venden, yo no agarro un peso, toda la plata será destinada para comprar comestibles y cuestiones de necesidad urgente para los inundados en Santa Fe y Corrientes”, reafirma el artista barilochense. “Fue la primera motivación cuando surgió la posibilidad de montar la exposición. Trato de colaborar con algo desde el lugar que puedo. La gente sigue tapada de agua y ya no es noticia”, sostiene.

Walter es docente y realizador audiovisual, y desde hace mucho se desarrolla en el área de la fotografía y la pintura, habiendo montado muestras individuales y colectivas tanto en su Rosario natal como en Bariloche, donde decidió vivir hace doce años en Villa Los Coihues, siendo ésta su primera exhibición individual en la capital argentina.

Encuentro con “Río Negro” en el piso superior de su casa, atardecer por la ventana.

P- Conozco tus fotos de Brasil (08) y Marruecos (07), imágenes bien distintas a los paisajes de la región que registra ahora tu cámara.

R- Esta muestra en Buenos Aires, es medio extraña porque si bien son paisajes, como dijiste, lugares de Bariloche sobre todo, relacionados con lagos, con vegetación, tienen una vuelta de tuerca porque la idea siempre fue que, el resultado final como fotografía tuviera mucho que ver con la pintura… Hace un tiempo, dos o tres años, empecé a tomar clases de pintura, a engancharme con ese lenguaje, cosa que tenía pendiente. Por eso el nombre de la exposición, “Intermedio”…

P- ¿Cómo moviste las imágenes?

R- Casi todas las tomé a esta hora, a la tardecita, para que la luz fuera bastante tenue y al tener más tiempo abierto el obturador no se quemaran los colores, los blancos. Tengo una cámara manual y jugué con la apertura del diafragma, el movimiento de mi cuerpo, de mis manos que a veces fue natural y otras, provocado. Busqué generar esa clase de resultados.

P- ¿Después las trabajaste en la computadora?

R- Lo único que les hice fue un retoque, saturando un poco los colores. A confesión de parte, no sé usar el photoshop (risas). Soy de la vieja escuela, aprendí a revelar los negativos en mi casa, a usar el papel fotográfico, entonces solo recorto, por ahí, la imagen por sí en algún rincón hay algo que no me gustó, y arreglar un poco el color. Nada más, un reencuadre y subirle o bajarle un chiquito la luz.

Hace bastante ya, hice en Bariloche una muestra en la Sala Frey del Centro Cívico, con una serie de fotos tomadas en Rosario sobre el puente a Victoria, la calle, y tenían el mismo tratamiento.

El movimiento me gusta mucho, será porque siempre me estoy moviendo… Eran luces con formas extrañas que venían exclusivamente de mover la cámara. Tengo en Facebook la página Walter Kerhart Fotografías, donde pueden verse. La fotografía nunca fue un medio de vida para mí, salvo una época en que hice un poco de publicidad para subsistir.

Estudié en Rosario, tomé talleres, después investigué cine. Siempre mezclado con la imagen. Yo estoy en búsqueda todo el tiempo; en lo relacionado con nuevas experiencias para crear, para aprender técnicas, sistemas nuevos. Quiero aprender serigrafía, en eso ando, constantemente en movimiento y buscando las posibilidades que dan otras herramientas expresivas alrededor de la imagen”.

Lo recaudado por la venta de sus fotos se donará en alimentos o elementos para los afectados por las inundaciones en el litoral.

Marcas

del aprendizaje

“De chico, mi papá compraba las revistas National Geographic y yo me pasaba horas mirando solo las fotos. Mi abuelo vio cuánto me interesaba y me regaló una cámara, tendría doce, trece años, y empecé a sacar sin saber…” recuerda hoy Kerhart.

En el cuarto donde Walter está, hay pinturas suyas colgadas, de técnicas diversas, que enmarcan su lugar de trabajo, donde se hospeda algún amigo o pariente que le cae de visita. “Todas estas son marcas del aprendizaje”, explica Kerhart. “Algo que nunca dejé de hacer. Es difícil decir qué se expresa en lo artístico, por ahí no lo sé literalmente, pero sí tengo necesidad de expresarme. Aprendo todo el tiempo”.

Datos

Lo recaudado por la venta de sus fotos se donará en alimentos o elementos para los afectados por las inundaciones en el litoral.

Temas

Bariloche

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios