Los sonidos de la World Music cumplen 25 años

Y los músicos de aquel país se convirtieron en estrellas.



#

WASHINGTON (AFP) – Si cada generación tiene un rey de los ranking musicales, Paul Simon fue coronado dos veces, primero como ícono del folk-rock en 1960, y luego como iniciador de la ‘world music’ en 1986, con “Graceland”, su emblemático álbum que este mes cumple 25 años. Todo empezó con la cinta del género musical sudafricano “township jive” que un amigo le hizo llegar a Simon cuando el compositor estaba encerrado en su casa de Long Island, deprimido por un segundo fracaso matrimonial y pensando en darle un nuevo giro a su carrera. La cinta llevó a Simon a Sudáfrica, donde pasó semanas grabando con músicos locales, mientras se formaba un movimiento mundial contra el sistema de segregación racial conocido como apartheid. Hasta que, en agosto de 1986, Simon impactó al mundo con lo que universalmente se considera su obra maestra como solista: “Graceland”. El disco, que incluye 11 eclécticos temas de pop autobiográfico, marcados por el R&B clásico, el zydeco de Luisiana y el rock chicano, aunado a los magníficos ritmos de África, catapultó a Simon nuevamente a la fama. El disco se volvió la banda sonora de la vida de muchos en Estados Unidos, Europa y América Latina. Vendió 14 millones de copias, ganó premios Grammy como mejor álbum del año y mejor canción del año. Y no solo convirtió en superestrellas a los miembros del grupo a capella sudafricano Ladysmith Black Mambazo, sino que dio a la música africana en general una dimensión mundial. “Graceland” se anticipó a los ‘mash-ups’ actuales que combinan dos o más temas en una suerte de collage y, al aparecer en los albores de los discos compactos y la revolución de internet, el videoclip de su primera canción “The Boy in the Bubble” adelantó el futuro con sus imágenes de alta tecnología. “Estos son los días de láseres en la selva”, cantaba Simon. Y en cierto modo, “Graceland” fue el primer álbum del siglo XXI. Simon, quien cumplirá 70 años en octubre, está entre los pocos artistas que tienen discos de éxito en varias décadas: desde finales de los años 1950 con su amigo Art Garfunkel hasta el aplaudido álbum de este año “So Beautiful or So What”. La creación de un espacio Simon sin embargo, no consideraba a África como una fuente de influencia musical a la cual mirar con nostalgia. El artista se plegó a la creatividad que se vivía a mediados de los años 1980 en el continente y, al mismo tiempo, se sumó el difícil proceso de desafío del sistema político imperante, cinco años antes de que Nelson Mandela fuera liberado. “Para mí, ‘Graceland’ sigue siendo el álbum más grande jamás producido por un compositor foráneo que representa a la música de Sudáfrica”, dijo Mabuse “Hotstix ‘Sipho, el músico sudafricano que llevó a Simon al municipio de Soweto en Johannesburgo en 1985, y sugirió a los músicos que el estadounidense podría trabajar con ellos. “Graceland” no sólo impactó por sus canciones, a pesar de la exuberancia del timbre de tenor de Simon entrelazado con las ricas y húmedas voces de los cantantes de Ladysmith en canciones como “Diamonds on the Soles of her Shoes” y ”Homeless”. El icónico disco también marcó una época porque puso el foco en Sudáfrica cuando el apartheid estaba en su cúspide. Simon fue criticado como un estadounidense blanco que caía en paracaídas para explotar el talento de músicos menos conocidos, y manifestantes dentro y fuera de Sudáfrica decían que estaba violando un boicot cultural de la ONU en el país. “La gente estaba dividida”, recordó el profesor nacido en Sudáfrica Sean Jacobs, de la New School de Nueva York, quien también escribe un blog sobre África. “Algunos pensaban que iba a dar legitimidad a un régimen que estaba en graves problemas”. En cambio, dijo Jacobs, lo que el disco hizo fue poner en el centro de atención a la África negra. Al final, “Graceland” tuvo buena recepción en Sudáfrica. “Les encantó”, dijo Eliot. Según Jacobs, Simon “definitivamente creó el espacio” para la ‘world music’. “Hizo aceptable (el concepto de) que era posible vender discos con sonidos que no eran bien conocidos y predecibles”. Simon volvió a Sudáfrica hace tres semanas para actuar con los músicos que tocaron en el álbum, en un espectáculo que se emitirá en un documental. “Me sentí como si estuviera regresando a casa”, dijo Simon. Simon se reencontró con el fundador de Ladysmith Black Mambazo, Joseph Shabalala, quien a los 72 años todavía se sorprende de que su banda siga convocando seguidores. “No esperábamos dar la vuelta al mundo” con Simon, pero hubo “invitaciones de todas partes”, dijo Shabalala a la AFP. Para él, “Graceland” -llamado así por la casa de Elvis Presley- hizo posible una conversación interracial en Sudáfrica que llevó al derrumbe del apartheid. “Ése fue el comienzo”, dijo Shabalala.

Paul Simon ha hecho discos memorables en cada una de las décadas.


Comentarios


Los sonidos de la World Music cumplen 25 años