Mafias latinoamericanas crecen y se diversifican

Preocupa a EE. UU el poder del crimen organizado en la región.



Washington (dpa) - La mafia latinoamericana crece en poder, peligrosidad y diversificación de actividades, según una evaluación elaborada por el Departamento de Estado.

En un documento de Evaluación de la Amenaza del Crimen Internacional, que fue entregado a los corresponsales extranjeros en Washington, resume las actividades ilegales en la región.

Latinoamérica es la segunda fuente mundial del tráfico ilegal de mujeres y niños en el mundo.

Los datos referidos a esta actividad indican que en 1997 fueron trasladados 100.000 niños y mujeres en forma de contrabando humano, de los cuales unos 10.000 tuvieron como destino Estados Unidos.

El tráfico ilegal de humanos se ha transformado para la mafia internacional en una fuente importante de provecho económico, con bajo riesgo en comparación a las drogas, armas y otros tipos de contrabando internacional.

Somos los piratas

El informe estadounidense indica que Latinoamérica es el tercer mercado mundial para las copias piratas de los discos compactos, videos y cintas grabadas.

La mafia organizada de Asia es la proveedora de los grupos paraguayos que producen para su exportación a los países vecinos, en particular Argentina y Brasil, pero éstos dos países disponen de sus propios grupos de piratas.

Se estima que la piratería en Argentina y Brasil le supuso pérdidas a las empresas estadounidenses de 500 millones de dólares en 1998.

México ha sido identificado como uno de los mayores centros en Latinoamérica de falsificación de las tarjetas de crédito, además de otras naciones que no fueron especificadas en el informe.

El lavado de dinero procedente de las actividades ilegales, entre ellas el narcotráfico, ha adquirido grandes proporciones en Latinoamérica.

Las investigaciones sobre el lavado de dinero en la región se estrellan contra el secreto bancario, la falta de entrenamiento y especialización del personal encargado de su control, la inadecuada legislación y la corrupción.

El lavado

El documento informa que anualmente se lava un billón de dólares, de los cuales entre 300 y 500 millones proceden del narcotráfico.

Los grupos mexicanos, colombianos y dominicanos utilizan, como medio para trasferir sus ganancias del narcotráfico en Estados Unidos, a pequeños negocios especializados en las remesas de dinero.

Panamá, Bahamas, las Islas Caimán, Dominica, St. Kitts and Nevis, St. Vicent y las Granadinas, son identificados como estados donde hay un escaso control de las transacciones monetarias y reducidas medidas antilavado de dinero.

México está catalogado como uno de los principales países donde se lava dinero en Latinoamérica.

El narcotráfico es el punto fuerte de la delincuencia regional

El narcotráfico en Latinoamérica sobresale sobre las otras actividades ilegales. La región andina se ha transformado en la fuente exclusiva para el aprovisionamiento mundial de cocaína, indica el informe.

En 1999 se calcula que en la zona andina fueron producidas 765 toneladas de cocaína, 520 en Colombia, 175 en Perú y 70 en Bolivia.

Los carteles colombianos se calcula han capturado el 25% del comercio minorista de su país por el contrabando de productos que son financiados con los ingresos de la venta de drogas.

Panamá es centro de abastecimiento de las mercaderías.

El documento indica que los carteles colombianos han logrado independencia de abastecimiento de Bolivia y Perú, al tiempo que ha desarrollado experiencia y capital para alimentar a su red internacional en competencia con sus rivales andinos.

Aunque gran parte de la producción de cocaína andina se envía a Estados Unidos a través del Caribe, Centroamérica y México, la mafia colombiana, peruana y boliviana utiliza los eslabones de Brasil y Nigeria para el contrabando de dogas hacia Europa y Estados Unidos.

Ecuador y Venezuela son señalados como territorios vulnerables para la expansión de las actividades del tráfico de drogas colombiano.

“La actividad de los grupos mafiosos internacionales ha sido muy pronunciada en Bolivia, país que tiene la reputación de ser uno de más corruptos del mundo, un atractivo para los criminales internacionales”, afirma el documento.

La expansión del narcotráfico tiene importantes eslabones en Centroamérica, en su ruta hacia México y Estados Unidos, mientras que los contrabandistas de armas transfieren este material desde Guatemala, Nicaragua y El Salvador hacia Colombia.

En México, la mafia aprovecha las facilidades de la alianza comercial con Estados unidos y México para expandir sus actividades y aprovechar una frontera de 3.300 kilómetros.

La mafia mexicana domina el comercio de metanfetaminas y aprovecha de las facilidades de los parques nacionales de Estados Unidos, especialmente en California, para la producción de marihuana.

Esos grupos no sólo están envueltos en las drogas sino que negocian armas, automóviles robados, cigarrillos, alcohol y el contrabando humano.(DPA)


Comentarios


Mafias latinoamericanas crecen y se diversifican