Maitena comienza una nueva etapa

"Curvas peligrosas 2" cierra un ciclo

BUENOS AIRES, (Télam).- La dibujante y humorista Maitena cierra una etapa profesional con la producción de su último libro «Curvas Peligrosas 2», que recrea una mirada más precisa de la mujer de cuarenta y en el que reflexiona también -y ya no con tanto humor- sobre otros temas, como la injusticia social.

Autora de tres series de libros, «Mujeres alteradas», «Superadas» y «Curvas Peligrosas», Maitena contó a Télam, que con este último título cierra una etapa profesional.

«Me cansé de dibujar, de tantas horas en el estudio, me operé de las cuerdas vocales y quedé muda. De alguna manera me pasó todo al mismo tiempo y sentí que este es un momento de parar», situación que según dijo la dibujante «es muy buena».

«Necesitaba tomar distancia y fijarme de qué estaba hablando, llevo años haciendo un humor que dice muchas cosas, y me parece bien parar un poco y ver qué estoy diciendo, qué quiero y adónde quiero ir», consideró Maitena.

Convencida de que no le interesa hablar de cualquier cosa y hacer una página graciosa y nada más, «trabajo con ideas y si aparece el humor, es fantástico. Pero no termino una buena idea por darle un remate gracioso».

«Con 'Curvas peligrosas' -mencionó Maitena- fui al máximo e intenté no ponerme a hacer chistes, trabajé de otra manera, incluso hay un registro más poético, más reflexivo».

Fiel a su estilo implacable e irónico, Maitena en este último libro disecciona a las mujeres y en especial a las de cuarenta, «tengo una mirada más precisa sobre ellas en este momento, en 'Mujeres alteradas', las chicas tenían 'treinti' y en 'Curvas' tienen 'cuarenti', son más maduras, tienen hijos más grandes, o bebés como en mi caso, que tengo también una hija de cinco años».

«Tanto en la primera serie como en la segunda, hay muchas cosas del mundo de la mujer y también hay otras de todo el mundo con una mirada acerca de la realidad, del signo de los tiempos, algo que me interesó captar un poco más», apuntó.

La dibujante y humorista abandona el seguimiento de su trabajo en los libros para introducir otros temas.

El registro de sus inquietudes abarca desde el consumo, la vida cotidiana, las tendencias y las modas hasta las miserias humanas y las diferencias sociales.

«Vivir en el interior de Latinoamérica, como en mi caso que resido en un pequeño pueblo de la costa uruguaya, te hace estar más cerca de las diferencias y de la injusticia social. Entonces por qué no tocar es tema si tengo un espacio público», se preguntó.

«Muchos me dicen, 'pero tenés una página de humor' y yo digo no sé si tengo una página de humor, mi página a veces ha dejado de ser humorística».

Para Maitena, los humoristas suelen volverse más reflexivos con la edad, «no quiere decir que pase todo el tiempo, pero tiene que ver con mi personalidad. «Una semana hablo de la celulitis y la otra te estoy hablando de la injusticia social».

«Pero jamás dejaré de hablar sobre las mujeres -recalcó-, es una temática que tiene que ver conmigo y en la cual siento que todavía puedo decir cosas, no me agoté».

«Existen temas que vengo tocando hace 15 ó 20 años y todos los años cambian».

«Puedo seguir hablando de mi cuerpo -ejemplificó- porque con los años he ido cambiando. No soy la misma de los treinta cuando saqué mi primer libro».

«Me encanta hablar de las mujeres, son seres extraordinarios, no mejor que los hombres, pero tienen mucho encanto, sobre todo las de esta época con tantas pilas, una energía increíble, la cantidad de cosas que hacen y las ganas de seguir haciéndolo», describió la humorista.

Y prosiguió: «Me emociona verlas trabajar, salir adelante, ponerse lindas».

«También me encantan sus historias, las minas feas casadas con tipos lindos y todos los tipos de mujeres, en general me sorprenden más que los hombres».

En esta nueva etapa que se abre, «valoro más el tiempo, el espacio y el silencio, uno de los grandes lujos que tengo gracias a lo bien que me ha ido con mi trabajo».

«Ahora me dedicaré a descansar, tirarme en una reposera, -aunque no lo haga nunca porque siempre tengo algo para hacer- leer y escribir algunas otras cosas que aún no sé si son para publicar, pero descubrí que me gusta trabajar tres horas por día», concluyó.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios