Mandela: modelo para imitar

Jorge Luis Borges supo escribir que hay momentos estelares de la humanidad que ningún fasto recuerda, pero que han dejado una huella muy profunda en su historia. Y en este revival de imposición de nombres, de nuevos feriados, de tanto dislate que solemos tener los argentinos sería importante mirarnos en el espejo de grandes hombres y mujeres que se han encumbrado como ejemplos indiscutibles de honestidad, de coherencia y de firmeza en la defensa de los valores humanos. Nelson Mandela es uno de ellos. Y cuando el 11 de febrero de 1990, éste líder negro sudafricano fue liberado tras veintisiete años en prisión, este hecho marcó el fin de la segregación racial en Sudáfrica, puso al país en el camino de mayorías negras y en especial dejó el ejemplo para toda la humanidad de cuánto vale en la vida defender las ideas y las convicciones más allá de la cárcel, del escarnio y del sufrimiento. Ese momento estelar está relatado por el escritor Hugh Williams y merece ser textualmente reproducido. Sobre su liberación expresa “Este será quizá uno de los eventos mejor recordados de los tiempos modernos. Aproximadamente a las 4:15 p.m. del 11 de febrero de 1990, Mandela apareció en el portón de su prisión en Paarl, en la que había permanecido los últimos tres años de su reclusión de veintisiete. Las imágenes de aquel acontecimiento fueron mostradas en todos los televisores del mundo. Como en el caso del asesinato del presidente Kennedy en 1963 o los ataques al World Trade Center en el 2001, muchos de nosotros podemos recordar dónde nos encontrábamos y qué estábamos hac iendo cuando Nelson Mandela pasó a ser un hombre libre. Su excarcelación vino acompañada de esperanza, pero también de temor. Mandela no había hecho concesión alguna a fin de recibir la libertad. La lucha armada del CNA contra la opresión política aún estaba activa. Muchos estaban convencidos de que Sudáfrica se convertiría en un baño de sangre y de que la violencia estallaría en todo el país por parte de grupos negros y blancos. Pero el proceso de reforma siguió avanzando y tras las elecciones en Abril del 1994 Nelson Mandela se convirtió en el primer presidente Negro de Sudáfrica”. Lo demás es historia conocida: “Permaneció en el cargo hasta su retiro en 1999, a la edad de ochenta años. Su logro es uno de los más insólitos en la historia de cualquier país. Jamás perdió su fuerza de voluntad y su visión de la democracia para su país. Cuando recibió el poder, y con él la oportunidad de implementar las políticas a causa de las cuales había sido encarcelado, lo hizo sin la menor amargura o ánimo de venganza. Mandela prefirió la libertad de la victoria al heroísmo de la guerra”. Hombres como Mandela, como el Mahatma Gandhi, como Lech Walesa, son indispensables, insustituibles. Hoy Mandela está muy afectado de salud, pero al decir del poeta “lo que ha tenido que ser lo ha sido”: un ejemplo para imitar, un hombre grande en la firmeza de sus convicciones con un sentido profundo de la humildad y de los valores humanos. Como Luther King, Mandela también tuvo un sueño y lo pudo cumplir: transformar los límites de la desesperanza para construir una sociedad más justa. Y eso no es poca cosa. (*) Escritor. Valcheta

jorge castañeda (*)


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora