Marcha estudiantil por el Instituto de Formación Docente

Esta cerrado desde el 12 de agosto por rotura de las calderas. Educación prometió arreglos que se aplazan cada semana y derivó actividades a otros establecimientos.

PROTESTA

Un grupo de alumnos y docentes del Instituto de Formación Docente Continua marchó este lunes (31/08) hasta el Centro Cívico para exigir la reparación de las calderas cuya avería obligó a suspender las actividades hace tres semanas y anticiparon la decisión de dar continuidad al plan de lucha con clases abiertas y medidas de acción directa hasta obtener una respuesta.

Los manifestantes que partieron desde el edificio ubicado en John O´Connor 1757 pidieron la mediación del Concejo Municipal y el Ejecutivo ante las autoridades educativas provinciales para agilizar la ejecución de los arreglos pendientes.

El referente del centro de Estudiantes, Juan Romero, informó a “DeBariloche” que la avería de la caldera es solo uno de los problemas que arrastra el establecimiento, que presenta un importante deterioro edilicio y resulta insuficiente para las actividades que concentra.

“La caldera funcionaba intermitentemente porque un portero la reparaba cada vez que se rompía pero a partir del 12 de octubre ya no la pudieron arreglar más”, explicó el joven que detalló que además se saltan los cerámicos del piso, la instalación eléctrica es tan deficiente que ofrece un alto riesgo de incendio y faltan sillas y mesas para el dictado de clases.

Otro de los problemas señalados es la falta de rampa para que las personas con discapacidad puedan acceder a la única aula magna ubicada en el primer piso con la contracción que representa para docentes y cursantes del profesorado de educación especial.

Romero y su par Guadalupe Rode se quejaron porque las autoridades educativas asumieron el compromiso de reparar la caldera e informaron que ya disponían de los fondos para la tarea que se aplazó en varias oportunidades.

“El jueves pasado nos aseguraron que este lunes comenzaban los trabajos y no hay nadie trabajando en el edificio”, aseguró el joven que señaló que no ocultó su malestar porque tanto en la Delegación Regional como el Ministerio se negaron a asumir un compromiso escrito.

Tras el cierre del edificio los responsables del Instituto reprogramaron las mesas de examen pendientes, que sumaban 48, y derivaron algunos talleres y clases a otros establecimientos y recintos de la ciudad, como la escuela 328 de techos Amarillos y el SUM de Unter.

Una de las manifestantes advirtió que “cumplen los compromisos asumidos con otras instituciones pero no con los alumnos de la carrera docente, porque los talleres de prácticas con escuelas públicas y con el municipio si empezaron”, dijo.

DeBariloche


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora