Marcharon en silencio por el crimen de Rufino

Más de cien personas caminaron por el esclarecimiento del asesinato de la joven Natalia Fraticelli. Ayer por la tarde, el juez Carlos Risso inspeccionó la casa de la familia del juez.

SANTA FE.- Unas 120 personas y numerosos vehículos participaron ayer de la primera marcha del silencio realizada en Rufino, en reclamo del esclarecimiento del asesinato de Natalia Fraticelli, al tiempo que el juez de la causa, Carlos Risso, inspeccionó por la tarde la casa de la víctima para estudiar la escena del crimen.

La movilización, que se extendió por 15 cuadras, se inició pasadas las 10.30 desde la parroquia Santísima Trinidad, siendo la mayoría de los participantes compañeros de estudios de la adolescente, que ayer hubiera cumplido 16 años.

Los manifestantes pasaron primero por la puerta de la Clínica Santa Fe, donde permanece internado el padre de la adolescente, el juez penal Carlos Fraticelli, actualmente suspendido y sumariado por la Corte Suprema de Justicia de la provincia, por estar sospechado de haber tenido participación en la muerte de su hija.

Durante el recorrido, gran parte de la comunidad rufinense demostró que sigue creyendo en la inocencia de la familia, al exteriorizar gritos de «fuerza» y «justicia» cuando pasaron por la clínica donde permanece internado el padre de la chica y por la iglesia donde colaboraba la madre.

La movilización también se detuvo frente a la vivienda de la calle San Juan 340, domicilio de particular de la familia Fraticelli donde los manifestantes pidieron «justicia» y manifestaron con fuertes aplausos.

Allí también se dirigió más tarde el juez Risso, con el objetivo de realizar una inspección ocular del escenario del crimen.

Para llevar a cabo la diligencia, Risso debió contratar los servicios de un cerrajero ya que «hubo una apertura con problemas», explicó al retirarse de la casa cerca de las 19.

El juez al abandonar la vivienda de San Juan 340, aseguró que contó con la asistencia de su secretaria, personal del juzgado, y los fiscales de la causa.

Fuentes allegadas a la causa informaron que durante la diligencia el magistrado llevó consigo las fotos de la escena del crimen que fueron incorporadas al expediente judicial, las que cotejó en todo momento con los elementos que tuvo frente a sus ojos.

Además, estuvo en el lugar el hijo adoptivo del matrimonio Fraticelli, Franco, quien fue asistido por la Defensora General de los tribunales locales, Ana María Mujica.

La inspección se prolongó por poco más de tres horas, y no se brindaron detalles de sus alcances. No obstante, el magistrado destacó que entre mañana y pasado decidirá si rechaza o aprueba la recusación presentada por Héctor Supertti, el abogado defensor de la madre de Natalia, Graciela Dieser.

Por otra parte, la muchedumbre que marchó en reclamo de justicia, regresó a la parroquia de la Santísima Trinidad, donde Dieser, colaboraba en tareas religiosas y se pusieron a rezar.

Gran parte de las más de 120 personas que participaron de la marcha eran jóvenes amigos, entre los cuales participaron alumnos del Instituto Técnico Superior donde estudiaba peluquería la joven asesinada.

Al culminar la marcha, los manifestantes decidieron que repetirán la medida el próximo sábado, para continuar reclamando el esclarecimiento del crimen de la pequeña.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios