Martín Soria: «Quiero ser un digno hijo de mi padre»

Buscando la reelección, Soria dice que lleva una "mochila en positivo".

ROCA

«Puedo decir que tuve la suerte de que, desde muy chico, pude formar parte de este mundo de la política. Ya con ocho años acompañaba a mi viejo a cuanto acto podía; así como hay familias que viven por y para la fruticultura, por ejemplo, yo puedo afirmar que nosotros vivimos por y para la política: nos dedicamos a esto», expresó Martín Soria actual intendente de Roca quien busca renovar su mandato. No le esquiva a la comparación con su padre y aseguró que se trata de una «mochila en positivo».

Con 39 años, busca ser reelecto como intendente de la ciudad que lo vio nacer. Muy apegado a su padre, Carlos Soria, fue mamando la política desde muy pequeño, aunque nunca descuidó la escuela y siempre se hizo un tiempo para poder practicar deporte. «Es mi manera de poder despejarme por un rato de mis problemas, todos los días me hago de una hora para salir a trotar y despejarme», indicó.

A los 16 años formó parte del plantel de básquet del Deportivo Roca que ascendió a la Liga Nacional. «Entrenábamos seis horas por día y gracias al deporte pude conocer casi todo el país de muy chico», recordó. Pero eso nunca le quitó tiempo para seguir haciendo política, mientras cursaba su segundo año de la secundaria en el CEM 16 ganó las elecciones del centro de estudiantes. Ya en 1994 cuando se fue a estudiar a Buenos Aires se metió de lleno en la militancia, donde fue parte del «Peronismo Universitario Nacional».

La vida en Buenos Aires lo llevó a adentrarse aún más en el mundo político, sus días libres lo pasaba en la Cámara de Diputados acompañando a su padre. «Pude presenciar debates hermosos entre grandes referentes de la política nacional, eso fue algo impagable», acotó el intendente.

Con el titulo de abogado en la mano no dudó en volver a su ciudad y tiempo más tarde ocupó su primer cargo político como legislador provincial entre 2007 y 2011, año en el que asumió como intendente de Roca, sucediendo a su padre.

Pero la muerte de su padre fue un golpe muy duro para él y toda su familia. «Por suerte tengo una mujer de fierro, Leila siempre está, me da una mano en todo y fue ella quien me apuntaló y apoyó en los momentos donde lo único que recibíamos eran cachetazos», comentó Soria.

«La partida de mi viejo agigantó el mito sobre él. Eso que hizo que se depositará en mi una mochila con una carga muy pesada, pero yo no veo esa carga como negativa ni mucho menos, para mi es algo positivo que no hace encarar todo de otra manera. Hoy me comparan con la persona que más quise y si hoy estoy acá no es para ser menos que él: es para igualarlo o superarlo. Aunque lo único que espero que la gente pueda decir que soy un digno hijo de mi padre», expresó el candidato.

A su vez señaló que todo el tiempo piensa en como renovar la ciudad o en que cosas hacen falta cambiar. Pero insistió en la importancia de «no comerse el personaje todo el tiempo porque vas frito y no llegas a ningún lado y siempre hay que recordar que atrás tenemos una familia a la cual cuidar y es por quien nosotros hacemos las cosas».


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios