Más de cuarenta pasajeros intoxicados en un micro

LAS GRUTAS (ASA)- Más de cuarenta pasajeros que viajaban en un micro de Andesmar desde Retiro hacia Río Gallegos vivieron una pesadilla aparentemente por haber consumido comida en mal estado que les fue entregada a bordo por la firma de colectivos. El chofer del micro, al notar el estado de casi la totalidad de los pasajeros, decidió parar en el Centro de Salud de Las Grutas para hacer atender a los pasajeros que se vieron afectados en ese desafortunado viaje. Algunas fuentes del nosocomio indicaron que se les dieron inyecciones de Reliverán a los más complicados aunque una enfermera, que confirmó el paso del micro, dijo que solamente se les dio una dieta líquida.

En su edición de ayer, el Diario El Chubut publicó una extensa nota acerca de lo ocurrido, con testimonios de los propios pasajeros que al pasar por Puerto Madryn hablaron con los periodistas. Los propios choferes, según consigna el periódico, indicaron que «en tantos años de manejar por todo el país nunca había visto algo como esto. La verdad que hicimos todo lo que pudimos, dimos contención y atención a la gente». Según se informó fueron alrededor de cuarenta los pasajeros que habrían sufrido una intoxicación luego de consumir a bordo del micro lengua a la vinagreta y carne con salsa de champignones.

El micro había salido puntual desde Capital Federal y cerca de las las 20.30, tras la parada en Liniers, se distribuyeron las bandejas del catering. Horas después de la comida la mayoría de los 53 pasajeros empezó a sentir las consecuencias: dolor de cabeza, malestar estomacal y los primeros síntomas de diarrea.

«Los que comieron pollo o no comieron no tuvieron consecuencias, el problema fuimos los que comimos carne», le contaban los pasajeros a los familiares que los aguardaban preocupados en la Terminal de Madryn. Al pasar por esta villa turística rionegrina los choferes decidieron detenerse, ya que el desfile al baño era incesante y poco después los sanitarios se inutilizaron, por lo que los afectados reclamaban que el micro se detuviera en medio del campo. «Fue una noche de pesadilla», afirmaban las personas que viajaban a bordo y que vivieron el terrible viaje. Tras la atención en Las Grutas a las 6 de la mañana, la travesía continuó hacia el sur, ya con las personas un poco más relajadas y la situación más descomprimida.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios