Matías Sosa, talento regional de exportación



En Argentina el fútbol es un deporte que genera pasión como en pocos lugares del mundo. Pero más allá de ser convocante de por sí, hay jugadores que también incentivan a pagar la entrada. Son los distintos, que en una acción pueden cambiar el destino del resultado.

Es el caso del neuquino Nello Matías Sosa (28), cuyo último paso por la región se dio en Cipolletti. El zurdo, hábil y de buena pegada, recorrió distintos puntos del planeta y llegó a ponerse la camiseta de la selección en sus comienzos como jugador. Estuvo en varios clubes importantes del país y el exterior, de hecho su último equipo fue el América de Río de Janeiro, del ascenso de Brasil. Hoy lleva adelante la cuarentena en su provincia de origen a la expectativa de la paulatina y lenta normalización que la industria del fútbol espera con ansias.

Tras jugar en América FC, Nello estuvo cerca de firmar en Paraguay. ‘‘Había algunas posibilidades, pero justo estaba acá cuando apareció el coronavirus’’, explica a Río Negro.

Al igual que la mayoría de sus colegas, Sosa está pendiente de lo que ocurre día a día, ya que en el ambiente futbolístico hay pocas certezas por estos tiempos. “Tengo amigos que juegan en la zona, nos vamos hablando y me preguntan a mí. Hoy está difícil para jugar en cualquier lado. Seguramente acá (en Argentina) arranque primera división, pero en el ascenso está difícil’'.

Si bien Sosa está sin club, el jugador surgido en Sapere que hizo inferiores de Patagonia, no se desespera, ya que su desempeño reciente en el país vecino fue bueno y tiene chances abiertas.

‘‘Estoy tranquilo, viendo qué va a pasar. Hay países que ya arrancaron y me han llamado, pero en ese caso hay que ver cuándo se libera la salida del país. En lo personal me pone bien el interés de algunos clubes’’, manifiesta.
Una de las claves durante la cuarentena y el aislamiento es mantenerse positivo y en buena forma física. ‘‘Estoy con la familia y entrenando todos los días. Me despabilo por ese lado. Tengo una rutina, primero me la armaba solo y ahora me está ayudando Adrián Martin’’, a quien conoce de Cipolletti. ‘‘En ese sentido no aflojé, si aflojaba iba a estar complicado’’, confiesa.

El volante ofensivo tiene muy presente a la gente querida que le dejó el fútbol y a lo que pasa en la región. Entre varios ex compañeros, contó su alegría por el presente que vive Gustavo Del Prete, de gran momento en el Uruguay. ‘’Me gusta que le vaya bien porque además de ser muy buen jugador es una gran persona’’.
Nello pasó por Estudiantes de La Plata, Gijón de España, Nacional de Uruguay, Colón de Santa Fe y Cipolletti entre otros. Su vida siempre estuvo ligada a este deporte, que para muchos habitantes de este suelo tiene una connotación que va más allá del juego.

En medio de la pandemia, el deseo de que vuelva la actividad no falta, pero Sosa es tan genuino en su sentimiento hacia el juego como prudente en la coyuntura.. ‘’Me muero de ganas de jugar. Entrar a una cancha, tocar la pelota. Pero hay que cuidarse y cuidar a la familia porque esto es de vida o muerte’’, afirma.
De cara al futuro, Matías no pierde la esperanza y pretende seguir creciendo en su carrera. ‘‘Estoy preparado para lo que venga. Ojalá que salga algo bueno porque es lo que vengo buscando, es adonde apunto, a jugar en primera’’.

¿Cómo fue su experiencia en Brasil?

En el vecino país la estructura del fútbol es distinta. Los torneos estaduales clasifican a los mejores de cada región para el Brasileirao de primera.
Al mismo tiempo, los certámenes zonales permiten que equipos del ascenso, como el América FC enfrenten a varios de los grandes del país.
‘’El sistema te permite mostrarte. Uno de la serie C como nosotros puede enfrentar a Flamengo’’, explica. Con América llegaron a tres finales y lograron el título en la Copa Santos Dumont.
En cuanto a lo futbolístico, el creativo dijo: ‘‘me sentí bien, jugué casi todos los partidos. Fuimos el único del carioca en jugar las 3 finales y ganamos una, es meritorio’’.

En el comienzo de la última temporada, falleció su DT Lemo, un ex jugador reconocido. ‘‘Fue un golpe duro, pero seguimos Adelante. Él puso de delantero por derecha, pero me dio libertad. Después vino Renato carioca y seguí en esa posición. Luego llegó Nei Barreto y me ubicó de enganche. Los primeros partidos anduve bien y el último tramo fue cuando más asistencias pude dar. Allá las canchas son muy grandes y los delanteros por afuera son rápidos, eso me permitió habilitar muchas veces a mi compañeros’’.

Sosa se lamentó por no haber llegado a primera: ‘‘estuvimos a un paso de ganar la copa Río que te clasifica al Brasileirao y perdimos por penales’’.
Matías se mantiene en contacto con la gente de Brasil, uno de los países más afectados en el mundo por el coronavirus. ‘‘Allá está difícil, siempre hablo con amigos y gente del fútbol. Ellos están 10 veces más complicado que nosotros’’.

Bauti y un cumple especial

Este jueves que pasó, el hijo de Nello cumplió 10 años y no fue un festejo más. ‘’Muchas veces pasamos su cumple separados porque estaba jugando en otro lado o entrenando. Me acosté a las 4 de la mañana después de haber estado cocinando para hoy. Lo fui a despertar para desayunar, después almorzamos y ahora se viene el asado familiar’’, cuenta desde la intimidad.

Además, le armó a Bauti un video con la ayuda de su amigo Charly Ferreyra. En el mismo hay saludos de ex jugadores y actuales de la talla de Enzo Francéscoli, Álvaro Recoba, Sebastián Abreu, Federico Fernández, Joaquín Correa y varios más.

Dentro de la dificultad que implica la pandemia y el aislamiento, padre e hijo compartieron un día inolvidable, que toma mucho más valor en un momento como este.


Comentarios


Matías Sosa, talento regional de exportación