Menem exige el urgente traslado o cierre del aeropuerto

El debate se instaló definitivamente tras la tragedia del avión de LAPA. El gobierno nacional anunció ayer su intención de acelerar el cierre o el traslado del Aeroparque metropolitano por cuestiones de seguridad. La posibilidad de llevar todo a Ezeiza es la más cercana, aunque no se concretaría antes de fines del ano próximo.





A pedido expreso del presidente Carlos Menem, el Gobierno analizará «con extrema urgencia el posible cierre o traslado de las operaciones» del aeroparque Jorge Newbery «a un lugar más seguro», luego del accidente que sufrió el martes un avión de LAPA en el que murieron al menos 64 personas. La cifra posible de muertes llegaría a los 80.

El jefe del Estado instruyó a sus ministros a analizar esas posibilidades «con extrema urgencia», según confió el ministro de Justicia, Raúl Granillo Ocampo, al término de la reunión de Gabinete.

El funcionario aseguró que la posibilidad de cerrar la aeroestación en forma definitiva «es una meta que el presidente tiene» y sostuvo que «si se pudiera llegar a evitar» la reapertura de Aeroparque «ésta decisión se tomaría» en forma inmediata.

Mientras tanto, en Córdoba se vivieron escenas de profundo dolor en los sepelios de varias de las víctimas del accidente.

Ayer Menem dijo a sus ministros que se debe «aprovechar el impacto» que produjo en la comunidad la tragedia del avión de LAPA «para tomar las medidas racionales que corresponden» y recordó su intención de trasladar las operaciones aerocomerciales al aeropuerto internacional de Ezeiza o a alguna localidad del interior bonaerense.

En el mismo sentido se expresó el presidente del ente regulador de aeropuertos, Rodolfo Barra, quien dijo que «está en firme» la decisión del traslado del Aeroparque a Ezeiza y admitió que podría darse «una transferencia paulatina antes del fin del año próximo».

El ex ministro de Justicia afirmó ante los legisladores de la comisión bicameral de seguimiento de las privatizaciones, que en Ezeiza ya se están haciendo las nuevas obras «para recibir, en una primera etapa, a los vuelos domésticos» aunque remarcó que Aeroparque es «absolutamente seguro».

A su turno, el candidato presidencial de la Alianza, Fernando de la Rúa, se expresó a favor del traslado del aeroparque Jorge Newbery al aeropuerto internacional de Ezeiza y cuestionó el proyecto de la aeroisla.

«Hay que ver las medidas que se toman de acá en más por parte del Gobierno nacional, ya que el aeroparque tendría que funcionar en Ezeiza porque el proyecto de la aeroisla no es bueno», señaló De la Rúa.

En la misma sintonía, desde el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, se anunció la posibilidad de cerrar las estaciones de servicio que se encuentran en las cercanías del Aeroparque Metropolitano y cuya instalación fue autorizada por un decreto del ex intendente peronista Carlos Grosso.

«Desde hace tiempo venimos discutiendo el tema de las concesiones porque consideramos que esas estaciones de servicio están afectando la seguridad», afirmó el secretario de Gobierno porteño, Enrique Mathov, y agregó que «una alternativa es que se cierren» porque «la ciudad tiene el poder de policía para hacerlo».

Mathov señaló además que la ciudad de Buenos Aires «quiere tener un aeropuerto» pero «no a costa de la seguridad de los pasajeros o de los vecinos» de la zona.

La posibilidad de trasladar las operaciones del Aeropuerto Jorge Newbery a Ezeiza se incrementaron luego del accidente del avión de LAPA y desde la misma empresa concesionaria, Aeropuertos Argentina 2000, se mencionó la posibilidad de «acelerar el traspaso de todos los vuelos, incluso antes del plazo previsto».

El contrato de concesión firmado por la empresa y el Estado nacional determina que el aeroparque metropolitano debe desmantelarse recién en el año 2005 y trasladar todas sus operaciones a Ezeiza.

El vicepresidente Carlos Ruckauf coincidió con Menem en que las operaciones «deben trasladarse a Ezeiza y tiene que estructurarse un aeropuerto de alternativa» que podría ser en la «zona sur del conurbano bonaerense».

Menem afirmó ante sus ministros que desde hace mucho tiempo viene señalando que las «condiciones en que está funcionando el aeroparque es una fuente potencial de este tipo de posibilidades», en alusión al fatal accidente aéreo.

El jefe del Estado trajo a la memoria la oportunidad en que «se habló seriamente sobre la posibilidad de construir una aeroisla», tema que quedó abortado por la férrea oposición que despertó ese proyecto en distintos sectores del arco político.

En ese sentido, el secretario General de la Presidencia, Alberto Kohan, recordó que «cuando se propuso la creación de una aeroisla muchos consideraron que era un proyecto faraónico».

El candidato presidencial justicialista Eduardo Duhalde afirmó que el futuro traslado de Aeroparque «es un tema que está decidido para el 2005, por decisión de la concesión» aunque remarcó que «cuando ocurren estas desgracias a uno le gustaría apresurar ese 2005».

Con relación a la eventual creación de una aeroisla, opinó que «hay que dejar esos temas» y dijo que «con el tiempo se verá». (Infosic)

Viajaba en otro vuelo

CORDOBA (DyN) – Entre las trágicas historias que se conocieron en Córdoba en torno al también trágico vuelo 3142 de la empresa LAPA, causó gran conmoción el caso del empresario avícola Daniel Serrano, quien tomó ese avión la noche del martes porque mientras estuvo en Buenos Aires fue víctima de un asalto y allí le robaron su pasaje de regreso por la empresa Aerolíneas Argentinas.

Serrano, de 64 años y dueño de un importante establecimiento de pollos y huevos, era un habitual pasajero de Aerolíneas Argentinas, pero el martes por la tarde fue asaltado en un taxi en Buenos Aires por lo que decidió apurar su regreso.

Según lo indicado por sus familiares al diario La Voz del Interior, Serrano -indignado por el robo- sacó plata de un cajero automático y le avisó a su secretaria en Córdoba que regresaría a esta ciudad en un vuelo de LAPA.

Precisamente, el avión que debía llevarlo de vuelta a su ciudad fue el que a las 21 del 31 de agosto no pudo levantar vuelo y el regreso quedó trunco.

El mundo se conmovió por la tragedia

La reina de Inglaterra, Isabel II, envió un mensaje al presidente Carlos Menem para expresar su «profundo pesar» por el «terrible accidente» aéreo del martes pasado, informó la embajada británica en Buenos Aires.

«Sentí un profundo pesar al conocer la noticia del accidente aéreo y de la trágica pérdida de vidas humanas. Comparto el dolor que usted siente en este momento. Mis pensamientos y plegarias están junto a los heridos y a las familias de quienes perdieron la vida en este terrible accidente», expresó la soberana en su carta de condolencias al jefe del Estado.

El presidente de Rusia, Boris Yeltsin, expresó su «profundo pesar» a su par de Argentina, Carlos Menem y envió sus «sinceras condolencias» a los familiares de las víctimas.

La embajada rusa en Buenos Aires informó que Yeltsin le envió un telegrama a Menem para comunicarle «su profundo pesar» por la catástrofe aérea «tan terrible, que provocó numerosas pérdidas de vidas humanas».

«Asimismo, ha transmitido sus sinceras condolencias a los familiares y parientes de las víctimas de esas tragedia», señaló la legación diplomática, que también informó que el canciller ruso, Igor Ivanov, le remitió un mensaje de idéntico tenor a su par argentino, Guido Di Tella.

Mientras tanto, el primer ministro de Italia, Massimo D'Alema, envió un mensaje de condolencia.

«He tomado conocimiento con profundo dolor del gravísimo accidente aéreo acaecido la noche pasada en Buenos Aires, provocando un gran número de víctimas fatales y heridos», dijo D'Alema.

En el mensaje, cuyo texto fue dado a conocer por la Embajada de Italia en Buenos Aires, D'Alema manifestó su «solidaridad» por este «grave suceso», que ha «golpeado a muchas familias y a la Nación misma».

Allanaron depósitos y oficinas de la empresa

BUENOS AIRES (DyN) – El juez federal Gustavo Literas allanó los depósitos del aeroparque porteño que guardan los elementos de mantenimiento de la empresa LAPA y secuestró documentos de las oficinas de la compañía, a la cual pertenecía el avión que se estrelló el martes último con un número aún incierto de pasajeros.

Investigadores de la tragedia aérea, en la que perecieron al menos 70 víctimas, dijeron a DyN que en un primer análisis de la documentación confiscada aparecen «datos que no coinciden» con la lista oficial de pasajeros elaborada por LAPA.

Según informó al juez la empresa aerocomercial, en el fatal vuelo 3142 que el martes intentó en vano despegar de aeroparque con destino a Córdoba viajaban 95 pasajeros y 5 tripulantes entre los que se encontraban dos azafatas que sobrevivieron.

Pero la nómina de viajeros registra contradicciones respecto, por ejemplo, de las tarjetas de embarque secuestradas, indicaron fuentes vinculadas a la pesquisa.

Además, los investigadores presumen que al menos otras tres personas fueron víctimas de la tragedia aérea mientras se encontraban fuera del aeroparque, ya que el Boeing 737 de LAPA traspasó los límites de la estación, se estrelló sobre la Costanera Norte y ardió en llamas. Una de estas personas sería un contador de la firma tabacalera Massalín Particulares cuya esposa radicó una denuncia ante el juez Literas.

Fuentes relacionadas a la pesquisa definieron como «un disparate» la hipótesis según la cual el accidente aéreo pudo haberse producido por una bandada de aves que se instaló en una turbina. Esa versión habría sido dada por el presidente de LAPA, Andrés Deustch, según se informó.

Ya identificaron a 33 cadáveres

BUENOS AIRES (Télam). Treinta y seis cadáveres de las víctimas del avión siniestrado el último martes fueron reconocidos por sus familiares en la Morgue Judicial, mientras otros 37 cuerpos permanecen aún en esa sede esperando los estudios de ADN para su identificación.

Familiares de las víctimas viajaron desde Córdoba a esta capital para aportar datos preliminares sobre las víctimas y realizar las pruebas de ADN, método para verificar en algunos casos la certeza definitiva de presunciones de los familiares, y en otros casos, en los que no hay ningún elemento identificatorio, precisar la identidad.

Estas pruebas fueron solicitadas por el juez federal Gustavo Literas, a cargo de la causa, para reconocer los cuerpos que aún están en la morgue porteña, motivo por el que se priorizó la presencia de familiares cosanguíneos de las víctimas.

«Son 33 los cuerpos reconocidos, los dos últimos acaban (a las 16) de ser identificados, y pertenecen a José Rey y José Luis Cotella», afirmó a Télam María del Carmen Lanegrasse, secretaria general de la Cruz Roja Argentina, quien se encuentra abocada al operativo de apoyo a los familiares de las víctimas.

Anteayer fueron retirados de la Morgue y entregados a sus familiares «10 cuerpos, y ayer 19», confirmó la guardia de la institución judicial, entre los que se encontraba el piloto del avión siniestrado.

«Los cuerpos están irreconocibles, carbonizados; muchos en posición fetal, posiblemente por el impacto del choque», aseguró Lanegrasse tras comentar que «en los casos en que no hay elementos preliminares y ciertos que denoten la identidad de la víctima, se espera el ADN».


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Menem exige el urgente traslado o cierre del aeropuerto