Rusia bombardea otra vez Kiev y aumentan las sanciones internacionales contra Moscú

En plena reunión en Bielorrusia, las fuerzas rusas continuaron lanzando cohetes en la segunda ciudad de Ucrania y comenzaron un asalto renovado en la capital.

La reacción internacional no se hizo esperar cuando, durante la primera ronda de negociaciones entre representantes de Rusia y Ucrania, en el quinto día de la invasión, se conocieron los videos compartidos en las redes sociales que mostraron un típico ataque con municiones en racimo en un área urbana densa, como la de la segunda ciudad de Ucrania: Kharki, que causó la muerte de docenas de civiles.

De inmediato, Shell anunció que seguiría a BP en la desinversión de sus empresas conjuntas en Rusia , retirándose de proyectos con la corporación de gas rusa, Gazprom.

Turquía reaccionó prohibiendo a todos los buques de guerra cruzar los estrechos del Bósforo y los Dardanelos que conducen al Mar Negro, de modo de bloquear la ruta de al menos cuatro barcos rusos que esperan cruzar desde el Mediterráneo.

Asimismo, se sucedieron continuas protestas en todo el mundo contra la invasión, e incluso en la propia Rusia, desde el jueves se llevan detenidas casi 6.000 personas que marchaban contra la guerra, dijo el grupo de monitoreo de protestas OVD-Info.

EEUU, el Reino Unido, los estados miembros de la UE y otros países bloquearon el acceso de algunos bancos rusos al sistema de pagos internacionales Swift y restringieron severamente la capacidad del banco central ruso para acceder a sus $ 640 mil millones (£ 477 mil millones) de reservas.

La policía ucraniana lleva a un viajero a la terminal de la estación de tren durante una alarma de ataque aéreo en Kiev.

En otro golpe paralizante, EEUU impuso nuevas y drásticas sanciones, impidiendo de hecho que los estadounidenses participen en cualquier transacción que involucre al Banco Central, al Ministerio de Finanzas o al Fondo Nacional de Riqueza de Rusia.

En el marco de estas medidas de respuesta de la comunidad internacional a Rusia, la primera jornada de negociaciones culminó con algunos avances y se acordó una segunda reunión para poner fin a la invasión rusa a Ucrania.

En llamada con el presidente francés Macron, Vladimir Putin condicionó el fin de la invasión al reconocimiento de Crimea y a la desmilitarización de Ucrania, en donde este lunes se reportan ataques a zonas urbanas.

Soldados y voluntarios en las calles de Kiev

Los batallones de soldados ucranianos, ocupados en rechazar la ofensiva rusa en las puertas de Kiev, son escasos en la capital. Pero sí se ven voluntarios de la «defensa territorial» y civiles armados.

Desde sus trincheras y barricadas erigidas en unos días, los habitantes de la capital ucraniana aseguran el lunes estar listos a «dar la lección» de su vida al enemigo.


Un viejo auto Lada, dos botes de basura, un armario: los habitantes toman todo lo que se encuentra a mano para construir barricadas improvisadas, esperando frenar el avance de los tanques rusos.


«Los recibiremos con cócteles Molotov y balas en la cabeza, así los recibiremos», asegura debajo de uno de esos avisos Viktor Rudnichenko, empleado bancario.

La avanzada de Rusia

Rusia continuó el asedio sobre Kiev e intensificó su ataque sobre Mariupol y Jarkov, la segunda ciudad del país, con el resultado de varias bajas civiles, aun cuando en paralelo diplomáticos de las dos naciones mantenían la primera reunión en busca de una salida que frene el enfrentamiento bélico.

Al menos 11 civiles murieron durante bombardeos rusos sobre barrios residenciales de Jarkov, cerca de la frontera rusa, mientras Kiev, la capital ucraniana, resistía algunos intentos de ocupación de madrugada, y por la mañana levantó el toque de queda.

El presidente de Ucrania, Zelenski, aceptó comenzar el diálogo pero en la frontera entre Bielorrusia y Ucrania, ya que considera al presidente bielorruso, Aleksandr Lukashenko, como un cómplice del ataque ruso.

Otra de las ciudades que está en vilo es Lviv, donde sonaron las alarmas debido al avance del ejército ruso hacia dicha zona.

Mientras tanto, Vladimir Putin reclamó el reconocimiento de Crimea como territorio ruso y que se vayan los militares de Ucrania para terminar con la guerra, en el marco de la mesa de negociación.

Desde el comienzo de la invasión, que se dio el jueves, el Gobierno de Putin tomó a Donetsk, Lugansk y Chernóbil.

Como respuesta, Zelenski solicitó la entrada directa de Ucrania a la Unión Europea.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios