Nació en un taxi con la ayuda del chofer

Apenas se sentó la mujer avisó que iba por dar a luz. El taxista informó a la base y fue el operador de la radio quien lo ayudó. El bebé pesó 2,7 kilos y fue envuelto en una bandera argentina.



#

Chochos. El taxista y el encargado de base tuvieron una jornada de plena felicidad. Envolvieron el cordón con una bolsa de consorcio.

NEUQUÉN (AN).- Una mujer dio a luz en el asiento trasero de un taxi con la asistencia del chofer y del operador de radio de la empresa ayer en pleno centro de Neuquén. El niño fue envuelto en una bandera argentina y el cordón resguardado con una bolsa de consorcio. La ambulancia llegó a los pocos minutos de producido el parto. El pequeño pesó 2,7 kilos y se encuentra en buen estado. La fría mañana de ayer quedará grabada por siempre en la memoria del chofer Sandro Zárate y del operador de radio y propietario de Taxi Avenida. Zárate arrancó su turno de trabajo a las 5 de la madrugada a bordo del móvil 586 y producto del frío y la falta de pasaje se resguardó en la parada de la base que tiene la empresa sobre calle Linares pasando Chocón, donde se quedó hablando con su patrón Alejandro Cavallotti. A las 7 una mujer de 30 años con un camperón apareció en soledad caminando y le pidió al taxista que la trasladara al hospital. “Ni bien se sentó atrás me dijo que estaba por parir en ese preciso momento, por lo que llamé a mi jefe para que me ayudara”, recordó Zárate, que recostó a la mujer sobre el asiento trasero y le quitó el pantalón de jogging. Mientras Zárate se arremangaba para recibir a la criatura, Cavallotti corrió a llamar a la ambulancia y de paso buscó algo para abrigar al niño no bien naciera. Sin tiempo para nada la mujer dio a luz tras pujar un par de veces ante los improvisados parteros. “Cuando salió no nos dimos cuenta si era nena o varón pero cuando escuchamos el llanto fue muy emocionante porque eso nos dio la pauta de que estaba bien”, dijo Cavallotti a quien después les avisaron que era un varón. El niño fue envuelto rápidamente en una bandera argentina, que era lo único que tenían como para cubrirlo, y recostado sobre el pecho de su madre mientras le sostenían el cordón umbilical con una bolsa de residuos. “No teníamos elementos para cortar el cordón por lo que Zárate lo sostuvo con la bolsa hasta que llegó la ambulancia”, dijo Cavallotti. En medio del nerviosismo propio de una situación extrema el chofer decidió subir la calefacción del vehículo para que no pasaran frío la mujer y el pequeño. La ambulancia llegó a los pocos minutos y fueron trasladados al Hospital Regional Castro Rendón donde el pequeño llegó con principio de hipotermia. En neonatología el bebé fue estabilizado y se supo su peso. Felices por la experiencia vivida los dos hombres se acercaron en horas de la tarde al hospital a visitar a la mujer y al bebé.


Comentarios


Nació en un taxi con la ayuda del chofer