Neuquén produce más pese a la baja del crudo

De la mano de Vaca Muerta, en el primer cuatrimestre la extracción de petróleo aumentó un 3,4% y la de gas, un 11%. Se consolidan los números positivos.

ENERGIA

La caída del precio del petróleo y el mal clima que vive el sector a nivel internacional no lograron detener los buenos resultados en Neuquén. La producción de crudo se incrementó en un 3,4% en el primer cuatrimestre del año, mientras que la de gas mostró una sorprendente suba del 11% en relación al mismo período del 2014.

Según los últimos datos procesados por el gobierno provincial, los incrementos en la producción de hidrocarburos se explican por el desarrollo de yacimientos no convencionales, tanto por la producción en Vaca Muerta como en otras formaciones de arenas compactas.

La curva ascendente arrancó en el 2013 en Neuquén luego de 16 años de caída en petróleo y una década en el caso del gas. Claro que el camino de recuperación recién empieza: aún queda un largo trecho para recuperar los picos históricos de producción que llevarían al país a lograr el autoabastecimiento energético, un anhelo para frenar la sangría de dólares y enderezar la balanza comercial en este rubro.

Los mejores números se explican por las mayores inversiones que se registran desde fines de 2012. Para este año, se espera un consolidado de 5.500 millones de dólares, de los cuales la mayoría irán a parar a formaciones no convencionales.

El actor más dinámico de la cuenca es por lejos YPF. De la mano de la estadounidense Chevron la petrolera estatal convirtió a Loma Campana -el desarrollo shale más importante del mundo fuera de Estados Unidos- en el segundo yacimiento petrolero del país después de Cerro Dragón en Chubut.

Ese bloque produce por estas horas cerca de 20.000 barriles de petróleo diarios.

Sin embargo, la producción de gas es la que más crece, en este caso de la mano del tight. Las estadísticas de la provincia indican que en el primer cuatrimestre se despacharon al sistema 5.832 millones de metros cúbicos, un 11% más que en el mismo período del año anterior.

El gas, combustible central para la generación eléctrica y la calefacción de los hogares, mostró una caída del 42% entre el pico de 2006 y 2014, cuando la situación empezó a revertirse.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios