Niegan que depósito fuera “una bomba de tiempo”

No hay detenidos por el hallazgo en Mendoza.

Gentileza

CATRIEL (ACA).- La clausura de un depósito de combustible en la localidad de Carmensa, Mendoza, donde se guardaban cerca de 1,5 millones de litros de fuel oil de la destilería M&C Petrol, de Catriel, dio origen a una compleja investigación penal, administrativa y tributaria que por ahora no tiene detenidos. Aldo Nadal, gerente de la refinería en cuestión, habló con este medio y desmintió la información publicada el viernes. Sin embargo, otras fuentes confirmaron que serias irregularidades comprometerían a la firma local, propietaria del depósito presuntamente clandestino que por estas horas se encuentra encintado y custodiado por Gendarmería de San Rafael. El predio allanado el miércoles funciona en las instalaciones de las ex bodegas “Caravana”, que según manifestó Nadal, habrían sido adquiridas a través de un remate por Ricardo Piermattei, padre del propietario de M&C Petrol, Diego Piermattei. “No somos un depósito clandestino”, dijo el gerente, y aseguró que tiene pruebas para confirmar que la planta de Mendoza funciona con la habilitación en regla. Dijo que se enteraron que estaban “en infracción” cuando se informó del allanamiento a través de los medios. Acerca del lugar, explicó que se trata de un “depósito alternativo” con una capacidad de almacenamiento de 1,5 millones de litros y que funciona como “pulmón” antes de descargar el combustible en la central térmica de Mendoza, a la cual proveen de fueloil. Según relató, el lugar fue escogido porque necesitaban un depósito a medio camino para descargar el combustible transportado en camiones comunes, ya que no cuentan con las unidades térmicas y calefaccionadas que se necesitan para completar el viaje a la Central de Mendoza. Dijo que el camión que llevaba el fueloil y que llegó a la planta mendocina al momento del allanamiento “estaba en regla”. “Tenemos premios por calidad. Cada camión circula encintado, con los precintos correspondientes e incluso, con la verificación realizada por una consultora externa, y la prueba está en que el camión ya está trabajando nuevamente y no hubo detenidos en el procedimiento”, indicó el gerente de la refinería de Catriel. Un aspecto central que se detectó durante el procedimiento que devino en la clausura del depósito de combustible es la falta de condiciones de seguridad registrada en el lugar. Según registraron los medios de prensa de Mendoza, en toda la planta sólo se habrían encontrado dos matafuegos, uno de los cuales –por si fuera poco– estaba vencido. Pero Nadal aseguró que cuentan con cuatro extintores, uno de ellos con una capacidad de 50 kilos. “Deberían conocer más acerca de las propiedades del fueloil antes de decir que el lugar es una bomba de tiempo” dijo el gerente y añadió que la peligrosidad que se presume no es tal ya que “el fueloil es un combustible diferente a otros derivados del petróleo y como se obtiene de los residuos del crudo no es explosivo”.

La planta de la refinería de Catriel fue escenario de un megaoperativo de Policía, Gendarmería, Bomberos y Rentas, en Mendoza.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios