No cede la ocupación en Loncopué

La municipalidad funcionó en el Deliberante. Hubo negociaciones sin resultados



Loncopué sigue dividida en dos grupos: uno que ocupó la comuna y otro que rechaza la intervención.
LONCOPUE (AZ).- Medio centenar de subsidiados, funcionarios políticos y simpatizantes del suspendido intendente Raúl Parra se mantenían anoche ocupando el edificio comunal en rechazo a la asunción de Susana Llambí. Ayer el municipio funcionó administrativamente en el Concejo Deliberante y se prestaron los servicios básicos, como la recolección de residuos.

Ayer se reunió con los ocupantes el subsecretario de Asuntos Municipales, Raúl Monti, pero hasta anoche no se produjeron novedades.

La intimación que el juez Hugo Saccoccia envió a los ocupantes del municipio que respaldan a Parra para que desalojen el edificio, no surtió efecto. Tal como habían amenazado, se mantienen firmes en su postura de no abandonar el lugar hasta que se produzca una intervención y se convoque a elecciones. Paralelamente se supo que la defensora de menores de Zapala, Gabriela Calaccio, inició actuaciones para investigar la participación de menores en el conflicto.

En la otra vereda, la amplia mayoría de las instituciones, fuerzas políticas, gremios y vecinos se pronuncia en contra de este grupo. “En Loncopué existe un amplio consenso dentro de la comunidad sobre la necesidad de garantizar la continuidad institucional en el municipio”, sintetizó el presidente de la Cámara de Comercio local, Henry Villalba. “Esto no implica que nos encolumnemos detrás de la concejal Susana Llambí, sino por el contrario que respaldemos su asunción en la intendencia para evitar la intervención”, completó.

Desde el lunes, el abogado de ATE, Mariano Mansilla, junto a un grupo de colaboradores trabaja en el asesoramiento legal de la comuna. Desde la elaboración de un decreto donde se dejan sin efecto los nombramientos políticos efectuados por Parra hasta las denuncias penales por el abandono del municipio de parte de los efectivos policiales, los letrados avanzan en la investigación del manejo de los planes sociales en Loncopué. Si bien todavía no cuentan con elementos para radicar una denuncia concreta, existen sospechas sobre la forma en que se repartían los subsidios en la gestión de Parra y hacia dónde estaban direccionados.

“No están dados ninguno de los elementos que permitirían configurar una intervención al municipio”, explicó Mansilla. “No existe acefalía total ni tampoco estamos frente a un hecho de subversión planteado por un grupo armado” agregó.

Por otra parte, el comisario José Luis Litoux, quien fuera desplazado de su cargo al frente de la comisaría de Loncopué, recibió un masivo respaldo de los vecinos en el marco de la asamblea popular que se realizó el lunes. “Espontáneamente la gente que estaba en la plaza se trasladó hasta la comisaría para apoyar a Litoux”, explicó el concejal Luis Moreno.

Litoux, fue relevado verbalmente de su puesto, luego de que se conociera que hizo firmar un acta al momento de abandonar el municipio y entregar las llaves a los simpatizantes de Parra.

Según consta en la denuncia penal que impulsó Susana Llambí, el comisario recibió órdenes de la superioridad para cumplir este acto.

El eje del conflicto es que con la salida de los policías los manifestantes tomaron la posesión total del municipio teniendo acceso incluso al dinero de la caja chica y las chequeras comunales.

“Esperamos que esto se resuelva pronto y abandonen el municipio porque no tiene sentido dilatar una protesta donde están involucradas mujeres y niños”, señaló ayer el concejal Moreno.


Comentarios


No cede la ocupación en Loncopué