No se resignan a la redistribución de alumnos de colegio viedmense

Padres y docentes sostienen que se rompe un proyecto educativo

VIEDMA

Alumnos, padres y docentes del colegio Tierras del Sur decidieron romper el silencio y expresar su enojo público, a raíz de la incertidumbre que les causa el cierre del ex colegio privado y el reparto de alumnos por diversas instituciones desde el año próximo. Ayer, aprovecharon el acto del 9 de Julio en esta capital para expresar su descontento.

Los niños y adolescentes de los ciclos primario y secundario, estuvieron acompañados por docentes y padres. Estos denunciaron que las autoridades educativas provinciales «están rompiendo un proyecto educativo desde los marcos teórico, pedagógico y curricular» ante la inminente decisión de abandonar el edificio alquilado de Sarmiento al 400, donde dicta clases ese colegio que tuvo que ser rescatado de un privado durante 2012 como consecuencia de problemas económicos.

Pese a que mantienen contacto con las autoridades educativas, hicieron una severa crítica ante la falta de acercamiento del director de Derechos Humanos, Daniel Badié, que pertenece al mismo Ministerio; al ver que se encuentran en una situación de vulnerabilidad de normas que protegen a los niños y adolescentes.

El nutrido grupo, encabezado por la directora Daniela Grondona, hizo mención a que la fragmentación en diversos edificios los perjudica. Pusieron como ejemplo que la escuela N° 349 del barrio Ceferino donde iría el Nivel Primario «tiene un solo baño» tanto para mujeres como varones.

Asimismo, relataron que se mantiene la inquietud con motivo de que entre los casi 400 alumnos que el colegio posee en los niveles Inicial, Primario y Medio; «hay chicos integrados» cuyo futuro se desconoce.

Cuestionaron las actitudes que viene teniendo el subsecretario de Asuntos Institucionales del Ministerio de Educación, Gabriel Belloso, encargado de las negociaciones para la mudanza. «Belloso no quiere firmar las actas (que se escriben)», denunciaron los padres.

El funcionario tiene previsto encarar un cronograma tras el receso en el ciclo escolar que se extenderá en la Provincia desde el lunes 13 al viernes 24 de julio próximos. El principal argumento es que los propietarios del inmueble -vinculado a la gestión privada de esa escuela- desistieron de alquilar y además la Provincia debería hacerse cargos de un costoso mantenimiento. Sin embargo, los padres dicen tener una versión distinta como que «es la Provincia la que no quiere alquilar».

Otro de los inconvenientes que se presentan para seguir allí, según las autoridades educativas, es que las aulas del actual edificio tienen espacio para apenas 15 alumnos.

El funcionario insistió en que el lugar de los chicos «está asegurado y hasta fin de año estarán en el mismo edificio, luego se distribuirán».


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios