“No te lo voy a dejar vivo”, le advirtieron a la esposa de Calzas

ROCA (AR).- Testigos temerosos y revelaciones en torno al crimen marcaron ayer la segunda audiencia del juicio por el asesinato de Carlos Calzas, un joven de 25 años del barrio Quinta 25 de Roca que murió el 6 de mayo de 2010, cuarenta días después de haber sido apuñalado en el pecho por una presunta venganza. El debate se desarrolla ante la Cámara Criminal Tercera, con Laura Pérez como fiscal y Sandro Martín como defensor oficial, quien representa a los tres imputados de la causa: Pablo Castillo, acusado de homicidio simple, y Mario Javier Cire y Víctor Ramírez, presuntos partícipes primarios del asesinato. Según la investigación, Calzas fue apuñalado luego de protagonizar un incidente con su vecino, Ramírez, frente a su casa de calle España al 3500. Este último resultó herido por el disparo de una “tumbera” y minutos después Castillo y Cire aparecieron en busca de revancha. Ayer, en medio de la tensión y angustia de los familiares de la víctima que estaban en la sala, la primera de los cinco testigos en declarar fue María Elena Berdugo, la viuda de Calzas. “Eran supuestamente amigos entre todos, venían a mi casa a comer”, recordó la mujer en relación a los imputados. Dijo que tras el disparo a Ramírez aparecieron los otros dos sujetos en su casa, buscando a su marido, y uno de ellos le advirtió: “Lo voy a matar, no te lo voy a dejar vivo”. Allí empezó la persecución, que terminó en un predio cercano, cuando Calzas fue rodeado, ferozmente golpeado y finalmente apuñalado. Varios vecinos vieron todo o parte de la secuencia y ayer se autorizó ampliar la lista de testigos con dos menores de edad que habrían presenciado el ataque.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios