Norcorea condena a dos periodistas de EE. UU.

Las sentenció a 12 años de trabajos forzados. El hecho se da en medio de la tensión nuclear.

SEÚL/WASHINGTON.- La condena conocida ayer a dos periodistas estadounidenses a 12 años de trabajo forzado en Corea del Norte tras ser consideradas culpables de un «grave delito» y de ingresar ilegalmente en el país agudizó las tensiones entre Pyongyang y Washington.

El presidente estadounidense, Barack Obama, se mostró ayer «profundamente preocupado» por la decisión del más alto tribunal norcoreano, que juzgaba el caso de las periodistas desde el jueves y las consideró culpables de traspaso ilegal de frontera a través de China hace dos meses y medio, como informó ayer la agencia estatal norcoreana KCNA.

Euna Lee, de origen coreano, y su colega Laura Ling, de ascendencia china, estaban detenidas desde el 17 de marzo. Las reporteras realizaban una investigación sobre refugiados norcoreanos para la emisora de Internet Current TV, cofundada por el ex vicepresidente estadounidense Al Gore. Los detalles del arresto por los guardias fronterizos permanecen sin aclarar. «El tribunal confirmó el grave delito que cometieron contra la nación coreana y su paso ilegal de la frontera y las sentenció a cada una a 12 años de rehabilitación a través del trabajo», afirma la agencia, sin confirmar a qué se refiere con «grave delito». Otros medios estatales las habían acusado de «actos hostiles» contra el país.

Se esperaba que la Justicia norcoreana las declarara culpables, pero los analistas habían vaticinado una sentencia probable de hasta diez años de trabajos forzados, por lo que la condena finalmente impuesta fue más dura de lo previsto. Los prisioneros condenados a trabajos forzados en Corea del Norte suelen ser obligados a realizar duros trabajos en granjas, minas, fábricas o lugares de construcción, según explicó un desertor a la agencia surcoreana Yonhap. El juicio, que duró cinco días, también fue inusualmente largo para los estándares norcoreanos, sin que haya posibilidad de apelación.

El gobierno estadounidense se mostró «profundamente preocupado» por la condena de las periodistas. «Estamos utilizando todos los canales disponibles para lograr su puesta en libertad», dijo ayer el portavoz de Exteriores Ian Kelly. El gobierno de Washington volvió a llamar a Corea del Norte a poner en libertad a las periodistas «por motivos humanitarios». La secretaria de Estado estadounidense, Hillary Cilnton, consideró que los cargos están infundados. «Creemos que los cargos contra estas jóvenes mujeres carecen de todo mérito o fundamento», dijo el domingo.

Según la emisora, Clinton envió una carta a Corea del Norte disculpándose por el comportamiento de las periodistas al cruzar la frontera y pidiendo su puesta en libertad. «Claramente no queremos que ello influya en las cuestiones políticas que tenemos con Corea del Norte o las preocupaciones que estamos expresando en el Consejo de Seguridad de la ONU». «Es un asunto aparte. Se trata de una cuestión humanitaria y debe dejarse marchar a las mujeres».

Según palabras de Clinton, Estados Unidos está considerando volver a poner al país en la lista negra de Estados que apoyan el terrorismo. También considera la posibilidad de autorizar a la comunidad internacional, mediante una resolución de la ONU, a impedir el transporte atómico norcoreano al extranjero por aire o mar. (DPA/AFP)


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora