Normalizar Bomberos de Roca, dura misión

Desde que el gobierno rionegrino dispuso la intervención de la Asociación de Bomberos de Roca, se conocieron muchos problemas, no sólo en lo económico sino en el funcionamiento.

Archivo

ROCA (AR).- Si bien el mayor desafío hoy es poner las cuentas claras y en orden, también se quiere mejorar la imagen de la institución hacia la comunidad. Será una de las tareas más arduas que enfrentará en los próximos meses la comisión normalizadora que durante las últimas semanas comenzó a llevar las riendas de la Asociación de Bomberos Voluntarios de Roca. Tras la intervención de la institución, dispuesta por el gobierno provincial, el titular de Defensa Civil de Roca, Manuel Carrillo, es el encargado de poner sobre rieles el proceso de normalización en un plazo de 180 días. La tarea no será sencilla, teniendo en cuenta que desde los últimos tres años ni siquiera se realizaron los balances, lo cual frenó hasta la llegada de los subsidios anuales que destina Nación. Desde el arranque Carrillo junto a un grupo de vecinos que venía “dando una mano al cuartel”, comenzaron a trazar un inventario de “lo que hay y lo que falta” en el cuartel, iniciar de cero una nueva campaña de socios y definir un listado “de prioridades”, según lo consideren los bomberos. También, en el medio, deberán rendir cuentas sobre aportes recibidos en los últimos años que nunca fueron rendidos. Pero una de las tareas imprescindibles será mejorar el parque automotor de bomberos. “Hay 11 vehículos”, contó Carrillo, “y de esos, la mitad no anda”. Carrillo prefirió no hablar de números, cuentas, deudas, aún, pero sí resumió -con cautela- el estado en que se encontró la asociación: “Mucha desprolijidad” y “desorden administrativo”, dijo. “Faltan los balances de los últimos tres años, los libros”, destacó, por lo cual se está comenzando a citar a las exautoridades para solicitar la información y documentación correspondiente. “Junto a un grupo de trabajo venimos a normalizar la situación. Estábamos tratando desde afuera de darles una mano, ahora nos conformamos como un equipo de trabajo más fortalecido y actuando de oficio. Nos hemos repartido tareas, estamos trabajando para atrás por un lado y hay gente que está trabajando en el día a día y otra que está proyectando a futuro”, dijo Carrillo. En esto, “es importante que participen los bomberos, siempre los invitamos porque saben lo que necesitan, ellos nos van a direccionar las pautas para poder orientar las campañas de apoyo de ayuda. Sabemos que tenemos que levantar una imagen, sobre todo de lo que es la parte administrativa ante la comunidad”. Bomberos recibe subsidios nacionales, de provincia, donaciones y los pagos de cuotas de socios, aunque gran parte de esto estaba frenado en el último tiempo a causa del “desorden administrativo”. “Encontramos una administración bastante descuidada, de igual manera, desde antes sabíamos el día a día de los bomberos antes de la intervención, ya lo veníamos viviendo, había cosas que faltaban, camiones que no salían, se rompían y no se podían reparar“.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios