Nueva fuga en la comisaría Tercera de Roca

ROCA (AR).- La fuga fue simple. Primero retiró los bujes de una puerta que da al patio interno y luego se descolgó de un techo que tenía los barrotes torcidos. Fue así que Nicolás Gastón Garay (18) se escapó ayer por la tarde de la Comisaría Tercera de Roca. Es la segunda fuga que se produce en menos de dos semanas en esta sede policial, una de las más importantes y con mayor cantidad de personal de toda la región. Fue un automovilista el que dio la voz de alerta a los efectivos policiales. El hombre relató que cerca de las 15:20 estaba circulando por calle Isidro Lobo casi Sarmiento cuando un sujeto se le cruzó en medio de la calle y le pidió que detuviera la marcha. “Me fugué recién. Necesito que me lleves”, le dijo el joven oriundo de Mainqué, quien estaba detenido por un robo calificado ocurrido en esa localidad. El hombre se negó y fue así que Garay continuó con su carrera. El automovilista se comunicó con la sede policial para dar la voz de alerta. Y efectivamente, cuando el personal de la Comisaría Tercera fue a realizar el recuento de los internos cayeron en la cuenta que uno de ellos se había escapado. Fuentes policiales señalaron que Garay retiró los bujes de una puerta metálica que tenía candado. Luego la sacó del marco y así ganó el patio interno de esa celda. Aprovechando que el techo tenía los barrotes torcidos, en un abrir y cerrar de ojos, se escapó del lugar. Si bien había efectivos de guardia en ese sector, resultaba imposible advertir la fuga ya que el sujeto escapó por una puerta trasera. El 17 de noviembre Fernando Arroca se fugó de una celda de la misma Comisaría Tercera aunque a diferencia de Garay, lo hizo haciendo descarrilar una reja. Finalmente fue recapturado a los pocos días en un procedimiento realizado en barrio Islas Malvinas. Pero los problemas continuaron ayer por la tarde en la Comisaría Tercera después de que tres mujeres que están alojadas en otra de las celdas se colocaron elementos filosos en la boca y amenazaron con cortarse si no las trasladaban a otro centro de detenciones. “Piden ir al Penal 2 o bien al Maruchito. Es que acá no están dadas las condiciones para estar alojadas porque no tienen ninguna comodidad”, dijo anoche una fuente policial.

La unidad policial del centro roquense tiene cámaras y pantallas, pero el sistema no permitió detectar la salida del joven.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios