Oficializan bajas de retenciones a productos pesqueros

Se beneficia a las exportaciones de elaboraciones a base de merluza, calamar y langostino. A través de un decreto el Gobierno oficializó hoy la medida para el sector que exporta el 90% de su producción.

MEDIDAS OFICIALES

El Gobierno formalizó hoy a través de un decreto la baja de las retenciones a las exportaciones de productos pesqueros elaborados en base a merluza, calamar y langostino, por el período de seis meses. La medida, anunciada a principios de mes por el ministro de Economía, Amado Boudou, busca recuperar la competitividad de la actividad económica que generan las principales especies ícticas del país, puesto que “la actividad pesquera genera impactos positivos en las economías regionales”, y a que “resulta mínimo el peso de los productos pesqueros en la canasta básica familiar”. “La industria pesquera nacional no escapó al contexto de crisis económica internacional y sufrió sus efectos, por la contracción en el consumo en los países desarrollados”, señaló el decreto 1243/2011, publicado hoy en el Boletín Oficial. En ese marco, la norma hace hincapié en “la contracción de la demanda de productos pesqueros en la Unión Europea, principal mercado para la colocación de productos pesqueros argentinos”. La industria pesquera argentina exporta alrededor de 90% de su producción, generando divisas por más de u$s 1.000 millones anuales, y empleo directo de unas 25.000 personas. Además, el recurso langostino afrontó una caída del precio internacional, y como consecuencia de los menores ingresos aparecen dificultades para enfrentar los altos costos de captura. Durante 2009 el precio promedio de las exportaciones de la especie tocó el mínimo de los últimos siete años promediando u$s 6.000 por tonelada, 32% menos que en 2005. Por su parte, la pesquería del calamar atravesó la difícil situación de la escasa disponibilidad del recurso con el cierre anticipado de la temporada en 2009 y la oferta se contrajo principalmente por las bajas capturas en el Atlántico Sudoccidental, con un aumento del precio internacional. La profundización de la crisis internacional afectó la demanda en los mercados de la Unión Europea y China; por ello, los bajos volúmenes de la oferta, junto con las dificultades de los consumidores para pagar los precios crecientes, repercutieron negativamente en el volumen de venta del recurso. En 2009, la falta de disponibilidad generó una recuperación del precio del 35% respecto de 2008, alcanzando los u$s 1.203 por tonelada; sin embargo, la crisis y la débil demanda mundial limitaron la suba del precio por debajo de las expectativas. En el caso de la merluza común (Merluccius hubbsi), la crisis financiera internacional tuvo su repercusión en los principales mercados; así, las importaciones de la Unión Europea, principal mercado para la merluza argentina, cayeron 8% respecto de 2008. Luego de un fuerte aumento entre 2003 y 2006, de 153%, el valor de las exportaciones en los años siguientes creció a un ritmo menor, alcanzando tasas de crecimiento en torno a 5% anual; no obstante, este crecimiento se estancó en 2008 y el valor de las exportaciones sólo se incrementó 1%. A diferencia de la tendencia que se observaba en los últimos años, durante 2009 el aumento del valor de las exportaciones de dicho recurso fue consecuencia directa de un mayor volumen. Hasta 2008 se registraba un incremento de las exportaciones con menores volúmenes, lo que permitía obtener mayores ingresos con una menor presión sobre el recurso; durante 2009 el precio promedio de la merluza común fue de u$s 2.225 la tonelada, 19% menos que el año anterior, completó la norma. Télam.-


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios