Opciones para navegar con el smartphone

Informática:

Los smartphones o teléfonos inteligentes ganan cada año en popularidad, y las cifras de ventas han sido de millones de unidades en 2012 en cada país. Para navegar en un smartphone, el usuario debe elegir entre páginas web móviles o aplicaciones programadas especialmente. Si bien estas apps especiales deben ser instaladas primero, más tarde cargan los contenidos actualizados más rápidamente. Pese a ello, las páginas web tienen también sus ventajas. Finalmente ¿cuál de estas variantes es la mejor?

Una página web móvil es fácil de abrir y es rápida. “Se la puede abrir sin necesidad de instalarla previamente y sus informaciones son alcanzables con una simple búsqueda en la web”, dice Benedikt Hanswille, de la asociación alemana del comercio digital (BVDW).

Las apps, por el contrario, están separadas del resto de Internet. El usuario, además, para emplear una página web móvil no necesita averiguar primero si hay una app disponible en Internet para su sistema operativo. “Funcionan en el navegador independientemente del sistema operativo”, define Luca Caracciolo, redactor de la revista económica alemana “t3n”.

Las páginas móviles están hechas para adaptarse a las necesidades de una pequeña pantalla y a su maniobra táctil. Al navegar por una página web en el smartphone, el usuario suele ser guiado por ella de forma automática. No obstante, se puede escribir la dirección directamente y ahorrarse así el tiempo de descarga. La dirección de una página móvil se asemeja mucho a su variante para PC de escritorio, con la diferencia que las “www” son reemplazadas por una “m” o la palabra “mobil”.

Las páginas en formato móvil ofrecen normalmente el mismo contenido que su versión de escritorio, aunque su reducción de tamaño puede hacer desaparecer importantes elementos de navegación. “Si el usuario de la versión para escritorio desea visitar una página web en un teléfono móvil, en la parte inferior de ésta se halla el botón para hacerlo”, dice Caracciolo.

Las páginas web, no obstante, tienen desventajas, como, por ejemplo, ofrecer menos funciones que las apps. “En general, las páginas web no tienen acceso al hardware de un teléfono”, señala Hanswille. En el navegador sólo funciona la localización por el GPS.

Otras funciones útiles, como las llamadas Push Notifications, que informan al usuario de importantes novedades, sólo están disponibles mediante apps. “Estas notificaciones son útiles, por ejemplo, cuando uno no quiere perderse determinadas noticias o cuando quiere ser recordado de alguna cita importante”, dice Ragni Zlotos, redactora de la revista de computación alemana “c’t”. Las apps pueden además recurrir a los datos de los contactos del usuario, al calendario o simplemente a música almacenada en el smartphone.

“Cuando se prescinde de la descarga previa de la aplicación, entonces las apps tienen un período notablemente más corto de descarga”, señala Benedikt Hanswille. Esto se debe a que, al estar ya prefijados el diseño y la presentación, el programa sólo debe cargar allí los contenidos actuales. Estos elementos resultan tan estáticos que impide a las apps una mayor flexibilización.

Esto hace que las apps sean responsables de un menor tráfico de datos que una página web móvil, cosa importante sobre todo para usuarios de smartphones que no posean una generosa tarifa plana. Pero nada de esto es fácil, advierte Hanswille: “Algunas apps suelen descargar por anticipado imágenes y datos para optimizar y acelerar su uso”, de hecho más de lo que ha llamado el usuario, produciendo un tráfico de datos superfluo.

Pero esto también puede ocurrir con las páginas web móviles. Si bien han sido diseñadas para la transmisión de menores cantidades de datos, hay, como siempre, ovejas negras. Es por ello que algunos navegadores permiten que usuarios deseosos de economizar regularicen el flujo de datos. “Opera mobile les permite recibir las páginas web en formato descomprimido, independientemente de los ajustes del servidor”, señala la revista “c’t”.

Quien desee descargar textos u otros contenidos sin conexión a Internet tiene más suerte con las apps. Aunque esto no sea obvio: “los desarrolladores de las aplicaciones correspondientes deben incorporar de manera explícita estas funciones”, precisa Luca Caracciolo. Es por esto que hasta ahora las páginas web móviles ofrecen pocas posibilidades de uso offline, dice Hanswille.

dpa


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios