Un cuadro de las cosas y los ánimos

El oficialismo en Río Negro llegó a las PASO con lo básico. Parte por estrategia, pero gran parte es por su desmovilización. Las fluctuaciones seguirán por un tiempo más.  La confusión de mandos en el gobierno es malo y es letal en la Policía, pues profundiza los yerros en la política de Seguridad. Weretilneck machaca y avisa así que se vienen cambios.

Río Negro también votará hoy y, tras el recuento de votos, quedará más sumergido en el meollo nacional. Será un mapeo del estado de las cosas y los ánimos. El nivel de concurrencia o de rechazo es la segunda gran incógnita.

En lo provincial, JSRN llegó a esta otra prueba con lo básico, casi sin militancia. Parte por cierta estrategia y gran parte por su desmovilización.

Nada distinto al presente del oficialismo. Y, además, está la certeza que ese espacio, con el Estado provincial a cuesta, mantendrá por un tiempo más la fluctuación entre lo que quiere la gobernadora-candidata Arabela Carreras y lo que planifica el senador-futuro mandatario Alberto Weretilneck.

Ella está entregada a la elección de Bariloche mientras pretende retener los márgenes más amplios posibles de control político. Él se resiste a cualquier intervención previa, pero su actividad es omnipresente. La consecuencia es lógica: el gobierno se entumece frente a la confusión de mandos. Eso es, de por sí, malo y es letal en la Policía al profundizar los yerros de su política de Seguridad.

Weretilneck machaca públicamente con una revisión a cero en la fuerza. Carreras respondió con una solicitada de la Policía y renovó la tensión en ese trato dañado.

Aquella ofensiva publica a la labor policial se explican en el grado de enfado y, además, el futuro gobernador introduce al debate su evaluación caótica de esa estructura como aviso de los cambios que diseña. Reitera que no se implicará, salvo la transición -que reduce a idear proyectos y funcionarios- que anuncia desde octubre pero, posiblemente, se adelante a septiembre.

El desbarajuste de los uniformados es la preocupación central, más allá de los reproches a la ministra Betiana Minor por su lejanía de los reclamos vecinales. Existen versiones de su renuncia, con la del jefe Osvaldo Tellería, pero esto -todavía- no ocurrirá.

Existen fallas orgánicas. La creciente salida de policías -en especial, de oficiales- se acentuó, empujada por los salarios. A mayo último, las bajas equiparon al total de las registradas en el 2022.

Las partidas de oficiales acotan el número de potenciales jefes. Crece la propuesta de reincorporaciones. Volverá el exjefe policial Daniel Jara y se integrará al futuro equipo de Seguridad. Weretilneck tiene una valoración especial por quién fue el mandamás de su Policía en la última parte de su administración y le recomendó su continuidad a Carreras, que lo eyectó a fines del 2020.

La desinversión es más evidente. En la solicitada, Seguridad destaca la adquisición de 84 motos y un centenar de patrulleros (¿103 ó 102?, pues los dos datos se citan en el texto), totalizando los cuatro años e incluyendo 70 rodados aún con trámites de adjudicación.

Además del relajo en las comisarías, la privación es inocultable. El más reciente foco de protesta por seguridad se ubicó en Regina y, en su respuesta, la Jefatura envío dos patrulleros. Ambos estaban en unidades de Viedma.

Aquel contrapunto público de Weretilneck y Carreras siguió en privado, siempre en forma indirecta y la interlocución de Facundo López. Entre reproches cruzados, la mandataria se quejó de la falta de cooperación y lo puntualizó en sus planes para Bariloche, apuntando al intendente Gustavo Gennuso y repitiendo sospechas que le llegan de funcionarios municipales con militancias desviadas. Esa acusación se niega, pero es real que ambos barilochenses nunca comulgaron en sus proyectos y si lo hacen, como ahora, participan forzados. Él no pidió nada y ella no lo sumó en su armado. Días antes, el jefe comunal fue quién le transmitió que no sería la candidata. Esa historia se modificó y ya es conocida.

Bariloche votará sus autoridades en dos semanas, con cierta incidencia de las PASO. Desde mañana, Carreras multiplicará su campaña mientras que, entre sus once oponentes, asoman principalmente: Pablo Chamatrópulos (Sumamos), Carlos Aristegui (JxC), Walter Cortés (PUL) y Ramón Chiocconi (Nos Une).

Jornadas para recrear escenarios políticos.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios