Otra demora en la licitación para el tren a Vaca Muerta

El Ministerio de Transporte extendió por segunda vez el plazo para la recepción de reservas de cupo de carga.



El año pasado Nación había anunciado la licitación del tren para el primer trimestre de este año.

El año pasado Nación había anunciado la licitación del tren para el primer trimestre de este año.

El tren a Vaca Muerta no sale del punto muerto. La licitación preliminar que lanzó el ministerio de Transporte de la Nación para que las petroleras reserven el cupo de carga que requieren, como paso previo a la licitación de la obra del tren Norpatagónico en sí, volvió a dilatarse.

Desde la cartera que conduce Guillermo Dietrich se lanzó a fines del año pasado el concurso para que las operadoras reserven anticipadamente la carga anual que demandarán. La maniobra, que además contempla el pago de un canon por anticipado, apuntaba a arrojar cierta previsibilidad a la obra del tren en sí, pues es el volumen de cargas lo que marcará la viabilidad o no del desarrollo.

La compulsa debía abrirse en febrero pasado pero se la extendió un mes más para ampliar la cantidad de ofertas. El segundo plazo de apertura era el pasado 19 de marzo, pero llegada la fecha se decidió nuevamente extenderlo hasta el próximo miércoles 17 de abril.

En números

90
son los vagones especiales para el transporte de cargas que se contemplaron.

Desde la cartera de Transporte de la Nación se indicó que la prórroga fue resuelta a partir del pedido de las empresas que están interesadas en participar de la compulsa por el cupo de cargas. Pero en la práctica viene a arrojar más sombras sobre el proyecto ferroviario del cual ya muchos desconfían.

El ferrocarril Norpatagónico, más conocido como el tren a Vaca Muerta, proyecta conectar el Puerto Galván, en Bahía Blanca, con Añelo, la ciudad que funciona como epicentro de la formación no convencional.

En números

780
millones de dólares es el costo de poner en funcionamiento el sistema ferroviario.

La obra comprende el mantenimiento de buena parte de las vías existentes pero también cerca de un centenar de kilómetros de nueva traza, tanto en la zona del puerto como desde Contraalmirante Cordero –en Río Negro– hasta Añelo.

El menor cálculo de costos de la puesta en marcha del ferrocarril carguero contempla unos 780 millones de dólares. Es que un grupo de municipios de Río Negro solicitó que se contemple una traza alternativa, que circunvale las zonas urbanas, y que implica un costo adicional cercano a los 500 millones de dólares.

Pero aún en la alternativa más económica, el proyecto enfrenta dificultades para poder concretarse. Por un lado se encuentra el elevado costo crediticio que impera en el país y por el otro la posibilidad de que las cargas no alcancen para repagar el desarrollo.

En este último caso la provincia de Neuquén aportaría un fondo especial nutrido por regalías.


Comentarios


Otra demora en la licitación para el tren a Vaca Muerta