Otra imponente marcha contra el gobierno de Santa Cruz y «K»

Unos 6.000 estatales reclamaron aumentos de sueldos en Río Gallegos

RIO GALLEGOS.- Unas seis mil personas, entre docentes y trabajadores estatales, volvieron a marchar ayer por las calles de esta capital provincial santacruceña en reclamo de aumentos en sus sueldos básicos, congelados desde hace 17 años, mientras el gobierno provincial renovó sus críticas a los manifestantes.

La protesta, que ocupaba cerca de ocho cuadras de extensión, circuló frente a varias dependencias estatales como el Consejo Provincial de Educación y el Ministerio de Economía pero no llegó hasta la Casa de Gobierno ni la vivienda del presidente Néstor Kirchner, ambas fuertemente custodiadas.

Si bien no se produjeron incidentes, la sede de gobierno fue rodeada por efectivos de la Policía provincial, mientras la vivienda particular de Kirchner era vigilada por la Gendarmería.

La marcha, la segunda de gran convocatoria que se realiza en esta ciudad, se efectuó en el maco de la última jornada de un paro por 72 horas del gremio docente y una huelga de 24 horas de trabajadores de la salud en hospitales provinciales.

Al respecto, Alejandro Garzón, dirigente de ATE, dijo que hubo un «90 por ciento de actamiento en toda la provincia» al paro del sector salud. Además, docentes de Tierra del Fuego agremiados en Sutef participaron de la marcha en apoyo a sus colegas santacruceños.

Durante el acto, Garzón advirtio que «los trabajadores no estamos solo (marchando) por el salario digno, sino por el presente y futuro de nuestros hijos». «Vamos a ser moderados como pide el presidente porque queremos construir una provincia para todos», dijo en alusión a las críticas que Kirchner lanzó ante la primera movilización.

El sindicalista también calificó al vicegobernador a cargo del Ejecutivo, Carlos Sancho, de «títere» y anunció que «si no hay aumetnos, vamos a seguir protestando porque los trabajadores no aflojamos».

Por su parte, el jefe gremial docente, Pedro Muñoz, reiteró el reclamo de un «aumento en el sueldo básico». También en respuesta a críticas de Kirchner, Muñoz aclaró que los docentes «no extorsionamos absolutamente a nadie porque esta es la lucha de todo un pueblo». «Nadie quiere aprietes», aclaró Muñoz en alusión a la orden del gobierno provincial de descontar los días de paro a los docentes. (DyN)


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora