Perpetua para Cóseres por asesinar a su esposa

El policía atacó a tiros a Yanina De Yuliis en Viedma. Para los jueces no hubo alevosía ni femicidio.

JUDICIALES

Perpetua para el policía Cristian Cóseres por matar a su esposa y madre de sus tres hijos. Se le atribuyó un «homicidio agravado por el vínculo» y se descartó la figura del femicidio, así como la alevosía que había planteado el fiscal de Cámara Fabricio Brogna López. La sentencia fue leída ayer por el presidente del Tribunal, Juan Bernardi, y fue resuelta por unanimidad con los camaristas Carlos Reussi y Marcelo Chironi.

El crimen de Yanina De Yuliis -también policía- ocurrió el 25 de marzo del año pasado en el colegio Paulo VI, donde concurrían los dos hijos mayores del matrimonio, quienes minutos antes del trágico desenlace habían ingresado a clases.

Bernardi destacó en su voto rector que Cóseres reconoció en el juicio haber sido el autor de los disparos. Agregó que quedó acreditado que víctima y victimario eran esposos, «lo cual agrava la figura básica de homicidio». Con respecto a la alevosía consideró que «la víctima no se encontraba en una situación de seguridad demolida o desarmada por el imputado; al contrario, (estaba) en un lugar de acceso público, con su arma. El ataque sorpresivo, pues, no es alevoso, porque alevoso no es sinónimo de no anunciado».

Respecto del femicidio, en tanto, entendió que «se evidencia una postura contradictoria en la acusación» al hacer referencia a lo establecido por la normativa que entiende por violencia contra las mujeres «toda conducta, acción u omisión, que de manera directa o indirecta (…) basada en una relación desigual de poder, afecte su vida, libertad, dignidad, integridad física, psicológica, sexual, económica o patrimonial, como así también su seguridad personal». Consideró que en este caso no se manifestó una «práctica discriminatoria que ponga a la mujer en desventaja con respecto al varón».

«Si tiene miedo a la otra parte, como dijo para sustentar la acusación por alevosía, no hay una relación desigual de poder. Al contrario. Ello también se advierte en que ambos vestían el uniforme policial y ambos estaban armados en el mismo momento y lugar», puntualizó Bernardi.

Además interpretó que «no hay ninguna prueba que indique que el homicidio en crisis está fundado en relaciones de poder como alega el fiscal, y de las pericias no se infiere con el grado de certeza suficiente para asegurarlo. Sólo alegar una situación no basta para fundamento, hay que probarla. En ese sentido alegar que Cóseres «se creía con un derecho de propiedad sobre su mujer» aparece como una frase carente de sustento, más allá de la predisposición que tenga el fiscal o el tribunal a considerar la posibilidad de calificar el delito como femicidio, pero la acusación debe ser probada y de los informes periciales no se extrae lo expuesto».

Sobre Cóseres, el fallo indicó que «su test de personalidad habla de una persona en extremo sensible e irritable con predisposición hacia la impulsividad y agresividad pero de ningún modo referida en especial a la mujer».

El juez Bernardi leyó sólo la parte resolutiva ante la prensa y un puñado de mujeres de la Red de Prevención de Violencia de Género Viedma. No estuvieron presentes el imputado, sus defensores Marcelo Esteves y Argentino Hermosa, el fiscal Brogna López y ni los familiares de la víctima.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios