Por mayoría, el jurado popular declaró culpable a Alarcón Medina

Diez de los doce jurados entendieron que el hombre es el responsable del femicidio de la madre de su hijo, Sandra Merino, a la que asesinó a puñaladas.

Hubo satisfación en la familia de la víctima por el fallo. La próxima audiencia, para fijar los términos de la pena, será el próximo 28 de este mes.

01 jul 2017 - 00:00

Gonzalo Alarcón Medina fue encontrado ayer culpable por el voto mayoritario de los integrantes del jurado popular, que luego de más cinco horas de deliberación, entendieron que es responsable del homicidio agravado por el vínculo y por haber mediado violencia de género contra Sandra Merino, asesinada en julio del año pasado en Picún Leufú. La próxima audiencia, para fijar los términos de la pena, será el próximo 28 de este mes a las 9.

“Nosotros, el jurado, por veredicto mayoritario de 10 votos, encontramos al acusado Gonzalo Alarcón Medina culpable de haber matado intencionalmente, a Sandra Mónica Merino, quien era legalmente su esposa, a la que durante la convivencia había sometido a distintos tipos de violencia física, psicológica y verbal, constituyendo violencia de género”, dijo quien fue elegido como presidente.

En ese momento, los hijos del primer matrimonio de la víctima (dos mujeres y un varón) junto al resto de familiares y amigos rompieron en llanto y se fundieron en un abrazo.

El juez técnico, Leandro Nieves anunció que la próxima audiencia, será el 28 de este mes, a las 9. Allí se definirá el monto de la pena. Ahora las partes tienen cinco días para hacer los planteos.

La víctima había denunciado un mes antes del femicidio, a Alarcón Medina por violencia de género en la comisaría 9° de Picún, donde vivían junto al pequeño hijo que tenían en común. Al momento del femicidio, estaban separados aunque mantenían un contacto por el niño. Fue el 6 julio de 2016, cuando Sandra fue a bordo de un Fiat Sienna a la chacra 235 de Picún Leufú para que su hijo visite a Alarcón Medina y a los abuelos paternos.

El hombre insistió en hablar con ella, quien ya no quería saber nada con seguir la relación aunque sí le reclamaba la cuota alimentaria. El acusado, que tenía un cuchillo de 18 centímetros, la empezó a apuñalar. Fueron 15 los cortes que recibió, aunque dos de ellos pudieron ser los mortales. Ella intentó defenderse.

Cuando habló ante el jurado, Alarcón Medina relató la situación pero cuando llegó al momento del ataque dijo no acordarse de lo ocurrido. El jurado, no aceptó la propuesta del defensor privado, Gustavo Palmieri, quien había pedido que se centraran en las pericias psicológicas y planteó que sea declarado “no culpable por inimputabilidad” y en caso de que sí fuera culapblado, sea el homicidio atenuado por “emoción violenta”.

En cambio, para el fiscal en Jefe, Santiago Terán y para el representante de la querella, Carlos Fernández, el delito era de homicidio agravado por el vínculo y por haber mediado violencia de género.

“Era lo mínimo que esperábamos, después de un año de pasarla mal y sufrir... se pusieron mucho en nuestro lugar”,
Mayra Saavedra, hija de Sandra.
Los doce jurados deliberaron casi 6 horas
El jurado popular, debatió alrededor de seis horas hasta obtener el veredicto. Algunos de ellos son oriundos de la comarca petrolera -en su mayoría- y el resto de Picún Leufú. Todos, titulares y suplentes, escucharon atentamente las cuatrio audiencias. Antes del veredicto solicitaron volver a ver algunos testimonios.

“Creo que ellos vieron todo el dolor y como fue todo. La verdad es que se pusieron mucho en nuestro lugar”, dijo Mayra Saavedra, la hija de Sandra Merino luego de escuchar el veredicto de culpabilidad por femicidio de Gonzalo Alarcón Medina.

Tras conocer la decisión del jurado, los tres hijos que la víctima tuvo de su primer matrimonio, Mayra, Darío y Matías Saavedra, descargaron su angustia en llantos y abrazos. Con Alarcón Medina tuvo un niño, de 4 años.

Mayra se mostró conforme con el resultado. “Nosotros sabíamos cómo fue y cómo pasó todo lo que vivió mamá y no esperábamos otra cosa”, relató. A pesar de que por momentos dudaban de del resultado y los embargaba la ansiedad, siempre mantuvieron la esperanza de saliera un veredicto de culpabilidad.

“En los cumpleaños no va a estar más y en los días de la madre tampoco, pero nos quedamos más tranquilos que por lo menos se hizo justicia y esta persona va a pagar por todas las vidas que arruinó”, refirió.

Que haya sido un jurado popular el que tomó intervención en el caso, a Mayra le pareció un acierto. “Las personas que están ahí, son seres humanos y más allá del objetivo, sienten y viven como personas, y creo que ellos vieron todo el dolor y cómo fue todo”, concluyó.

Cutral Co

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.