Walter Cortés intendente de Bariloche: «Vamos a arreglarnos con lo nuestro»

El dirigente buscó agitar la identidad barilochense y prometió "volver a las tradiciones". Dijo que recibe muchas deudas y piensa en una emergencia económica. Las claves de su discurso en el acto de jura hoy.

El nuevo intendente Walter Cortés asumió hoy su cargo en un festejado acto de jura, que se desarrolló en el Alto de Bariloche, en la puerta de la delegación municipal Sur, donde se comprometió a asentar su despacho. Advirtió que la ciudad no está bien en lo económico, que arrastra deudas millonarias y que la crisis se hará sentir, pero también subrayó que “los tiempos difíciles producen hombres y mujeres fuertes”.

Cortés reivindicó su origen gremial y dijo que “por primera en la historia ha llegado un trabajador a la municipalidad”. Hizo una referencia al contexto nacional, al decir que “vienen tiempos difíciles y un gran ajuste para los argentinos” y llamó a potenciar los recursos propios para sortear la crisis. “Arreglarnos con lo nuestro”, fue una de sus exhortaciones.

Cortés habló casi 20 minutos desde el escenario montado de cara a la montaña, junto a la ruta Juan Herman, luego de prestar juramento ante el presidente del Concejo, Gerardo del Río. “Por Dios, por la patria, por los ciudadanos de Bariloche, mi familia y el partido PUL”, fue su fórmula. También asumieron su jefe de Gabinete, Héctor Leguizamón Pondal, y los ocho funcionarios que ocuparán los principales puestos de gobierno.

Entre el público se sentaron en primera fila el gobernador Alberto Weretilneck, la senadora Silvina García Larraburu y el diputado nacional Agustín Domingo. El intendente que cerró su ciclo de ocho años, Gustavo Gennuso, estuvo ausente, lo mismo que sus principales funcionarios, en una nueva muestra de que la relación entre el gobierno entrante y el saliente fue muy conflictiva.

Saludado luego de cada párrafo con aplausos y bombos, Cortés buscó agitar la identidad barilochense y dio a entender que ese será un lineamiento importante de su gestión. Un par de veces mencionó la importancia de recuperar “el sentido de familia” y también habló de las “tradiciones”, que considera relegadas.

Walter Cortés recibió apoyo popular en su acto de jura. Foto: Marcelo Martinez

Tenemos que volver a las fiestas tradicionales de Bariloche. Hagamos bien la Fiesta de la Nieve, elijamos nuestra reina, hagamos las cosas como manda nuestra cultura ancestral. nuestros queridos pioneros. Volvamos al concurso de hacheros, la carrera de mozos, seamos los barilochenses orgullosos de nuestro querido pueblo”, exhortó.

“Tengamos fe, seamos una gran familia -repitió hacia el final- Nos corre por las venas sangre patagónica”.

Cortés también disparó otros mensajes explícitos en varias direcciones. A los empleados y funcionarios les dedicó una advertencia que surfeó entre el estímulo y la desconfianza. “Ningún funcionario tendrá atribuciones para tomar decisiones fuera de mi consentimiento”, señaló Cortés. Y antes también había avisado que en su mandato sólo tolerará “la clase de empleado y de funcionario que trabaja y que da lo mejor”. Prometió ser “inflexible con los que se llevan las cosas que no les corresponden, que no sumen o saquen provecho de lo ilegítimo”.

Luego intentó equilibrar y agregó: “esa mayoría de buenos empleados municipales tendrán todo el apoyo necesario y vamos a reivindicar su trabajo”.

Varios de los principales empresarios de la ciudad estuvieron presentes en el acto y Cortés también les dedicó un párrafo. Dijo que “las oportunidades serán para todos los que han elegido esta tierra, todos los nacidos y criados, como los que decidieron echar raíces en Bariloche. Se terminó esto de venir a pescar a Bariloche. El pescado lo comemos nosotros, no los de afuera. Le pido al sector empresario que priorice la mano de obra local. Lo vamos a exigir y no nos va a temblar el pulso”.

Walter Cortés recibió apoyo de las autoridades nacionales mercantiles y de Osecac. Foto: Marcelo Martinez

El intendente hizo un llamamiento a preservar la naturaleza, cuidar los bosques y evitar los incendios. También pidió avanzar con la separación de residuos, para que “esta ciudad sea más linda, cómoda y segura”.

Sobre la situación del basural, que por ordenanza debe ser erradicado de su actual ubicación, Cortés admitió que se trata de un problema de primer orden y dijo que ya está “viendo con el gobernador” dónde será relocalizado, con un carácter regional.

Cortés prometió que no se va a “entretener con la burocracia” y pidió acompañamiento en el esfuerzo para mejorar la ciudad.

“Si tenemos un problema, para que vayan sabiendo, me subiré a los camiones. Si es necesario iré a recoger la basura, si es necesario iré a tapar los baches con una pala. Espero que me acompañen” pidió, en una de sus frases más celebradas. Casi tanto como la que hizo referencia a “los mil lotes” que dijo tener en plena negociación “para nuestros vecinos que están pagando el maldito alquiler”.


Gana terreno la declaración de “emergencia económica”


Cortés dijo también que las cuentas municipales enfrentan “un escenario muy complejo” y, a diferencia de lo que sostuvo Gennuso en cada entrevista de despedida, “las cuentas no están en orden”. Señaló que hará falta “tiempo para acomodarse” y mencionó la existencia de “una deuda millonaria en bancos y proveedores”.

En las últimas semanas el intendente anunció varias veces que apenas asumiera impulsaría una emergencia vial y una emergencia habitacional. Pero finalmente esos proyectos quedaron congelados y ahora el gobierno estudia avanzar con una emergencia “económica”, que permitiría suspender temporalmente ciertas obligaciones contractuales y una eventual toma de deuda para sortear los apremios económicos de coyuntura.

Consultado por Diario RÍO NEGRO al final del acto, Cortés admitió que la emergencia en materia económica una posibilidad concreta y lo explicó así: “hay mucha deuda, juicios a pagar. En la próxima semana lo vamos a resolver, pero podríamos ir con una emergencia económica, lo hace la provincia y lo hace hasta Dina Huapi, por qué no lo vamos a hacer nosotros”.

Hace ocho años, también apenas asumió, Gennuso propuso una emergencia económica que fue aprobada por el Concejo durante una sesión caótica, en la que se produjeron desbordes violentos por la oposición del Soyem a una medida que congelaba vacantes y promovía retiros voluntarios, además de recortar partidas para viáticos, teléfonos y gastos de publicidad y protocolo.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios